Los esfuerzos de los profesionales de la salud que tratan a pacientes con VIH están dando frutos.

Aumenta la esperanza de vida de los pacientes con VIH

.

Según demuestra una investigación reciente realizada en Reino Unido, los pacientes con VIH tratados con medicamentos antirretrovirales, que ahora se considera el tratamiento habitual del virus, disfrutan de una esperanza de vida mucho mayor.

Imagen: Cordis

El estudio ha sido financiado en parte por la red de excelencia Eurocoord («Red europea de estudios de cohortes de VIH/SIDA para coordinar a nivel europeo e internacional la investigación clínica sobre VIH/SIDA»), que recibió 12 millones de euros mediante el tema «Salud» del Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea. Eurocoord reúne a toda una serie de redes que han desempeñado un papel fundamental en el desarrollo de nuestra comprensión sobre el VIH y los avances en el tratamiento del mismo.

Los esfuerzos de los profesionales de la salud que tratan a pacientes con VIH están dando frutos. Gracias a este último estudio, un equipo británico de investigadores ha podido percibir que los pacientes con VIH de 20 años de edad, que comenzaron los tratamientos antirretrovirales hace 16 años, podrían llegar a vivir hasta una edad promedio de 50 años.

En cambio, la esperanza de vida media para los sujetos del mismo grupo que comenzaron su tratamiento tan sólo hace 4 años se eleva, sin embargo, a 66 años. La muestra se componía de 17 661 adultos de 20 años o más que tenían el VIH y habían comenzado el tratamiento antirretroviral en el Reino Unido entre 1996 y 2008.

Los autores del estudio también descubrieron que los pacientes con VIH tenían una menor esperanza de vida si comenzaban el tratamiento antirretroviral con más edad. Cabe señalar que la esperanza de vida media de una persona con VIH tratada con antirretrovirales seguía siendo más baja que la de una persona de edad similar en la población general.

El VIH es un tema acuciante en Europa; se calcula que en la actualidad hay más de 1,5 millones de ciudadanos europeos infectados por el virus. En 2007, se estimó que 100 000 personas contrajeron la enfermedad; eso sí, en los países donde los pacientes tienen acceso al tratamiento antirretroviral combinado (TARC), la situación de los pacientes con VIH ha mejorado drásticamente. Los profesionales de la salud subrayan, sin embargo, que el TARC no cura el VIH y que, cuando un paciente comienza dicho tratamiento, deberá continuarlo de por vida.

Además, los investigadores insistieron en que la esperanza de vida proyectada tendrá que ser confirmada por estudios de seguimiento a más largo plazo. El estudio no tuvo en cuenta otros factores externos que podrían influir en los resultados, como los que dependen del estilo de vida, que pueden llevar a la muerte por causas ajenas al VIH. Con estas salvedades en mente, los investigadores afirmaron que de lo que sí estaban seguros era de que las mejoras en la eficacia de los tratamientos antirretrovirales son responsables, al menos en parte, de este avance.

En general, estos resultados son alentadores y ponen de relieve las mejoras que se han producido en los tratamientos durante los últimos años. No obstante, se prevé que la esperanza de vida entre las personas con VIH siga siendo menor que entre el conjunto de la población. Los investigadores también excluyeron del estudio a los pacientes cuyos registros no estaban completos al 100 % y en los que faltaba información importante como la edad, el sexo o el grupo étnico. También se excluyeron de la base de la muestra los pacientes que se suponía que habían contraído el VIH a través del consumo de drogas inyectables; la razón de esta exclusión es que se sabe que tienen un peor pronóstico que los de otros grupos.