Uno de cada cuatro pacientes ingresados en el hospital con insuficiencia hepática inducida por paracetamol había tomado una sobredosis accidental del fármaco mientras intentaba aliviar este tipo común de dolencias.

Informe científico sobre el riesgo oculto de sobredosis accidental con paracetamol

.

Un grupo de investigadores de Escocia (Reino Unido) ha demostrado gracias a una nueva investigación que tomar demasiado paracetamol de manera habitual supone un riesgo alto de sobredosis accidental.

Modelo tridimensional de la molécula de paracetamol: negro - carbono; blanco - hidrógeno; rojo - oxígeno; azul - nitrógeno.

El estudio, publicado en la revista British Journal of Clinical Pharmacology, destaca los riesgos ocultos del consumo «escalonado» de este analgésico de venta sin receta médica.

El grupo, formado por expertos de la Universidad de Edimburgo y de la Unidad de Trasplante Hepático de Escocia, en Edimburgo (Reino Unido), advirtió que aunque el peligro es difícil de precisar, tomar algo más de paracetamol del que se debería, en caso de dolor, puede provocar una sobredosis.

Uno de los autores del estudio, el Dr. Kenneth Simpson de la Universidad de Edimburgo, comentó lo siguiente de los pacientes que padecen estas «sobredosis escalonadas»:
«No han tomado el tipo de sobredosis masivas puntuales y excepcionales que ingieren las personas que tratan de suicidarse, pero con el tiempo, el daño se acumula y el efecto puede ser mortal».

A menudo, los pacientes que han padecido estos tipos de sobredosis acuden al hospital por el dolor, y no porque crean que hayan tomado una sobredosis. El grupo reivindica un reconocimiento más rápido de esta situación clínica.

Estos tipos de sobredosis pueden llegar a ser incluso más peligrosas que una sola sobredosis, caracterizada por el consumo de cuatro o más gramos en una sola ingesta, o unos ocho comprimidos.

Se examina a través de muestras de sangre.

El problema reside en el modo en el que el médico evalúa en el hospital el peligro en el que se encuentra una persona que ha tomado una sobredosis Normalmente, se realiza tomando una muestra de sangre y analizando la cantidad presente de paracetamol.

Cuando el paciente ha tomado una sola sobredosis, esta muestra de sangre ofrece una información valiosa. Sin embargo, éste no es el caso de los pacientes que padecen una sobredosis escalonada: en este caso, la muestra suele presentar niveles bajos de paracetamol en sangre, a pesar del hecho de que el paciente tiene un riesgo alto de padecer una insuficiencia hepática mortal.

Las conclusiones del grupo se basan en el análisis de 663 pacientes que habían ingresado en el hospital Royal Infirmary de Edimburgo entre 1992 y 2008 con lesión hepática inducida por paracetamol.

.

Uno de cada cuatro

Los investigadores descubrieron que 161 pacientes habían tomado una sobredosis escalonada, por lo general, para aliviar muy distintos dolores comunes, como el abdominal, el muscular, el encefálico o el dental.

Esto significa que casi uno de cada cuatro pacientes ingresados en el hospital con insuficiencia hepática inducida por paracetamol había tomado una sobredosis accidental del fármaco mientras intentaba aliviar este tipo común de dolencias.

En relación a los resultados del estudio el Dr. Kenneth Simpson comentó: «A su ingreso, estos pacientes con sobredosis escalonada presentaban una mayor probabilidad de sufrir problemas en el hígado y en el encéfalo, requerir diálisis de riñón o respiración asistida, y tenían un riesgo mayor de morir que las personas con sobredosis por una única administración. La complicación es aún mayor para los que llegan al hospital más de un día después de haber tomado una sobredosis, pues su riesgo de morir o de necesitar un trasplante de hígado también es elevado. Los pacientes que han tomado una sobredosis escalonada o que acuden al hospital mucho después de haber tomado una sobredosis, deben ser minuciosamente controlados y tratados con el antídoto del paracetamol, la N-acetilcisteína, independientemente de la concentración de paracetamol en sangre que presenten».

Este estudio muestra que la determinación de los niveles de paracetamol en sangre es un método insuficiente a la hora de evaluar si un paciente se encuentra en riesgo. Estos resultados destacan que se necesita urgentemente un nuevo método de evaluar si un paciente se encuentra en buen estado, como para ser dado de alta, si necesita un tratamiento médico urgente o si necesitan un trasplante de hígado.

Expertos en medicina aconsejan a los pacientes que sigan las recomendaciones de los envases de paracetamol y que no superen la dosis diaria recomendada. Normalmente, cada comprimido contiene 500 mg: los adultos pueden tomar uno o dos comprimidos cada cuatro o seis horas, hasta un máximo de cuatro veces al día. En otras palabras, no debe tomar más de cuatro gramos o de ocho comprimidos en un único periodo de veinticuatro horas.

En caso de superar dicha cantidad se recomienda saltarse la dosis siguiente y acudir inmediatamente al médico.