Robot de limpieza urbana

Cada año Europa genera más de 250 millones de toneladas de residuos

Diseñados para limpiar las calles

.

Puede sonar a ciencia ficción, pero ya se están haciendo realidad robots diseñados para la limpieza de las calles, lo cual se considera un hito sin precedentes en el mundo.

Imagen: Cordis

El proyecto DUSTBOT («Networked and Cooperating Robots for Urban Hygiene») se fundamenta en una idea original consistente en emplear robots en entornos parcialmente desestructurados (como plazas, calles y parques) con el fin de limpiar suciedad y desperdicios. Estos ingenios podrán también recoger cantidades pequeñas de basura doméstica en la misma puerta de casa de quien lo solicite.

Cada año Europa genera más de 250 millones de toneladas de residuos; por ello no resulta nada descabellada la idea de utilizar robots para cumplir la función de recogida. De hecho facilitaría a la Unión Europea el cumplimiento de su objetivo de hallar nuevas iniciativas para la prevención de residuos con el fin de reducir el impacto medioambiental global.

Ciertamente, podría también poner fin a las disputas familiares sobre a quién le corresponde sacar la basura, ya que se puede llamar al robot a casa, a cualquier hora del día, desde un teléfono móvil.

DUSTBOT se ha desarrollado en el laboratorio CRIM de la Scuola Superiore Sant’Anna de Pisa (Italia) bajo la coordinación del profesor Paolo Dario. En su opinión, con los robots se acabarían los horarios fijos de recogida de basuras y mejoraría la gestión de los residuos, puesto que están diseñados para trabajar en centros urbanos densos donde tienen dificultad para circular los camiones de recogida de gran tamaño.

El prototipo de robot mide 1,5 metros, pesa 70 kilos y puede transportar 80 litros o 30 kilos. Se desplaza un metro por segundo y su batería le otorga una autonomía de 16 kilómetros. Se orienta gracias a información cargada previamente sobre su entorno, incluidos mapas de la zona. Esta información se almacena en sistemas de sensores tanto incorporados como externos (una plataforma de inteligencia ambiental). Los robots se desplazan con un grado de autonomía regulable para cumplir sus tareas. Están equipados con un escáner láser y un sistema de ultrasonido para evitar obstáculos.

Se han diseñado y construido dos clases de robot. Uno es el robot de limpieza DustClean, equipado con utensilios de limpieza, múltiples sensores y una nariz electrónica para detectar contaminantes atmosféricos y ofrecer información sobre la calidad del ambiente. Otro es el robot para la recogida de basuras en un entorno urbano llamado DustCart, dotado de un carro para el transporte y la eliminación de las bolsas de basura. Este robot cuenta con una interfaz de usuario que proporciona a voluntad información sobre la calidad del aire y la gestión de
La mayor ventaja del robot es su tamaño, pues así puede desplazarse por calles estrechas y callejones donde los vehículos normales de recogida de basuras no pueden adentrarse.

El proyecto DUSTBOT recibió una financiación de casi 2 millones de euros en virtud del área temática Tecnologías de la Sociedad de la Información (TSI) del Sexto Programa Marco (6PM) y se basa en la colaboración de nueve socios de cinco países.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí