Robótica submarina para la anticorrosión

El robot se centra en elaborar un nuevo concepto de fabricación por adición híbrida / 4D Hybrid

Explotar el potencial de la fabricación por adición con la robótica

 

Unos científicos han presentado un robot autónomo que puede detectar y reparar superficies metálicas verticales en entornos marinos.

 

Cordis / Los principales medios de comunicación y la prensa comercial popular suelen recurrir a narrativas que reflejan la ansiedad de que los robots puedan dejar obsoletos a los trabajadores de diferentes profesiones. Sin embargo, hay algunos trabajos que son peligrosos para las personas y que es mejor dejar en manos de los robots.

Un robot escala verticalmente una superficie metálica extremadamente resbaladiza en un entorno marino extremo para aplicar un recubrimiento anticorrosión

Imaginemos esto: un robot que escala verticalmente una superficie metálica extremadamente resbaladiza en un entorno marino extremo para aplicar un recubrimiento anticorrosión. El proyecto 4D Hybrid, financiado con fondos europeos, presentó dicha tecnología hace poco.

Este proyecto, que ya está en su segundo año, ha desarrollado un robot autónomo que puede detectar y reparar superficies metálicas verticales en entornos marinos, según una nota de prensa publicada en el sitio web del proyecto. «Para hacerlo, se han integrado un escáner 3D y una pistola de pulverización en frío en el robot. El escáner 3D concebido para la plataforma móvil es un escáner comercial Artec Space Spider capaz de reconstruir la superficie y detectar corrosión o defectos en la superficie metálica».

En la misma nota de prensa se señala que el sistema de pulverización en frío utiliza el módulo 4D Hybrid diseñado por la Escuela Universitaria Profesional de la Suiza Italiana (SUPSI), coordinadora técnica y de investigación del proyecto 4D Hybrid.

El robot es capaz de retroceder y avanzar, e incluso puede rotar sobre su eje principal gracias a su diseño «de vehículo oruga»

El robot es capaz de retroceder y avanzar, e incluso puede rotar sobre su eje principal gracias a su diseño «de vehículo oruga, equipado con dos resistentes correas de goma que se mantienen en contacto con la superficie mediante un potente sistema de adhesión por vacío situado en el centro». El robot autónomo puede utilizarse para reparar superficies metálicas, con corrosión o no, en las que haya agua y suciedad presentes, y a una temperatura exterior de entre 3 °C y 35 °C.

«Los módulos 4D Hybrid pueden integrarse en cualquier clase de equipo de fabricación, lo que evita grandes reformas a nivel industrial». Los socios del proyecto creen que los resultados de 4D Hybrid podrían ser útiles para los sectores aeroespacial, petrolero y gasístico, y de producción de electricidad. En el sitio web del proyecto se resaltan diferentes casos prácticos, como la reparación de álabes de turbinas de gas, tanques de almacenamiento y la fabricación de cárteres de motores a reacción en nuevas instalaciones.

 

Fabricación por adición y sustracción

El proyecto 4D Hybrid (Novel ALL-IN-ONE machines, robots and systems for affordable, worldwide and lifetime Distributed 3D hybrid manufacturing and repair operations) en curso que desarrolló el robot se centra en elaborar un nuevo concepto de fabricación por adición híbrida «basada en la integración modular de módulos compactos de bajo coste, como una fuente de láser, un cabezal de deposición, sensores y un control», tal como se indica en el sitio web del proyecto.

La fabricación por adición hace referencia a un grupo de procesos de fabricación en el que se construyen piezas 3D añadiendo capas de materiales en superficies de puntos

La fabricación por adición hace referencia a un grupo de procesos de fabricación en el que se construyen piezas 3D añadiendo capas de materiales en superficies de puntos, lineales o planas. Además de la fabricación por adición, el proyecto tiene por objeto desarrollar un nuevo concepto de mecanizado computarizado controlado numéricamente. Se trata de un método de fabricación por sustracción, lo opuesto a la fabricación por adición, que requiere la extracción de piezas 3D de un material para crear una forma final.

 

Una innovación dirigida por mujeres

El equipo que participa en el proyecto 4D Hybrid en la SUPSI se hizo con el gran galardón final del Premio Radar de la Innovación 2019 de la Comisión Europea, así como con el premio para innovaciones dirigidas por mujeres.

La mujer que hay tras la innovación es la profesora Anna Valente, jefa del laboratorio de automatización, robótica y máquinas del Departamento de Tecnologías Innovadoras de la SUPSI. El laboratorio diseña y construye los prototipos del robot y las máquinas para las tecnologías de fabricación por adición.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí