El proyecto ha servido para hacer experimentos de enseñanza robotizado en seis escuelas de educación primaria

Los robots entran en las aulas para ayudar a los profesores en tareas docentes

.

El equipo investigador, formado por cerca de veinte personas, ha desarrollado un sistema de control integrado que permite al robot leer, responder al comportamiento y al estado emocional del alumno y adaptar sus respuestas.

.

UPF / Investigadores del Grupo de Investigación en Sistemas Sintéticos, Perceptivos, Emotivos y Cognitivos (SPECS) vinculado hasta este mes de septiembre al Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) de la UPF han creado robots autónomos que pueden hacer algunas tareas relacionadas con la enseñanza.

El equipo investigador, formado por cerca de veinte personas, ha desarrollado un sistema de control integrado que permite al robot leer, responder al comportamiento y al estado emocional del alumno y adaptar sus respuestas.

.

Comunicarse como un profesor

El reto del proyecto de investigación Expressive Agents for Symbiotic Education and Learning (EASEL), de tres años de duración y financiado a través del 7º programa marco de la Comisión Europea, no era sólo construir un robot que los niños aceptaran como asistente para la docencia, sino que debía ser capaz de interaccionar con los alumnos y aprender de ellos.

La principal diferencia de los nuevos robots creados es que su sistema de enseñanza se fundamenta en las teorías científicas de la mente y del cerebro y en los principios de aprendizaje de los niños.

Su sistema de enseñanza se fundamenta en las teorías científicas de la mente y del cerebro  

El proyecto ha servido para hacer experimentos de enseñanza robotizado en seis escuelas de educación primaria de los Países Bajos, España y el Reino Unido. Un total de 200 escolares de entre 8 y 9 años trabajaron ejercicios en una barra de equilibrio. El robot actuó como entrenador, e instruyó a los alumnos a hacer ciertas cosas a través de una tableta con realidad virtual y aumentada.

El impacto del aprendizaje se analizó cuidadosamente, midiendo los niveles de comunicación, conocimiento adquirido o perdido, la variabilidad individual de los alumnos y la confianza de los alumnos en su propio aprendizaje.

En otros experimentos llevados a cabo en los museos de ciencia de Barcelona y Sheffield, en el Reino Unido, el robot enseñó a adolescentes de 14 y 15 años a hacer ejercicios de fitness, explicando la cantidad de energía utilizada.

El objetivo futuro del proyecto es generalizar los resultados, actualmente limitados a tareas específicas con grupos de edad específicos, con el fin de idear robots autónomos que puedan abordar más áreas de enseñanza.

.