Salvador Dalí

Salvador Dalí, el 29 de Noviembre de 1939 / Wikimedia

Tal día como  hoy… 23 de enero de 1989 fallecía Salvador Dalí

 

El 23 de enero de 1989 fallecía en Figueras (Cataluña, España) Salvador Dalí, uno de los pintores más afamados del siglo XX y, a la vez, una de las personalidades más controvertidas. De personalidad extravagante, narcisista, y acaso con el toque de locura propio de la genialidad, con frecuencia se ha puesto en duda dónde acababa la excentricidad y dónde empezaba el puro y simple marketing.

 

CV / Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech nació en Figueras el 11 de mayo de 1904, en el seno de una familia de clase media-alta cuyo padre era abogado y notario. Estudió el bachillerato en Figueras, sintiendo desde muy pronto inclinación por el arte. La muerte de su madre cuando tenía 16 años lo marcó profundamente, afirmando posteriormente que fue “… el golpe más fuerte que he recibido en mi vida”.

En 1922 se trasladó a Madrid para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, alojándose durante unos años en la Residencia de Estudiantes

En 1922 se trasladó a Madrid para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, alojándose durante unos años en la Residencia de Estudiantes, donde hizo amistad con García Lorca y con Luis Buñuel, que residían en la misma institución. En 1926 fue expulsado de la Academia por negarse a concurrir a los exámenes, afirmando que no había allí nadie en condiciones de examinarlo.

Con García Lorca mantuvo, según parece, una relación homosexual que el propio Dalí se encargó de concluir un tiempo después. Con Buñuel participó años más tarde, en 1929, en la redacción del polémico cortometraje ‘Un chien andalou’, en la cual había abundantes escenas propias del imaginario surrealista. Luego su relación se enfrió, según algunos historiadores por la irrupción de Gala Éluard, una inmigrante rusa casada por entonces con el pintor francés Paul Éluard, que se convirtió en su musa y esposa. Sobre ‘Le chien andalou’, se dijo en su momento que Buñuel y Dalí se lo plantearon como una burla a García Lorca, lo cual no parece que fuera cierto en modo alguno.

En 1926 viajó por primera vez a París, donde conoció a Pablo Picasso, a quien por entonces admiraba, estableciéndose allí de forma permanente

En 1926 viajó por primera vez a París, donde conoció a Pablo Picasso, a quien por entonces admiraba, estableciéndose allí de forma permanente, adscribiéndose al movimiento surrealista, capitaneado en aquellos tiempos por André Breton; una especie de club en el que estaba prohibido pedir disculpas por la realización de actos públicos extravagantes, pero ante el cual debía disculparse uno cuando lo hacía arrepintiéndose. Con su fama como pintor a nivel internacional en aumento, fue acusado por Breton de simpatizar con el movimiento nazi, lo cual Dalí negó categóricamente.

En 1929 viajó a Nueva York, donde algunas de sus obras se estaban exponiendo. Protagonizó allí toda clase de excentricidades y escándalos públicos, con acusaciones, incluyendo una comparecencia en un baile de máscaras en el cual su esposa Gala y él se presentaron disfrazados del hijo de Lindbergh y de su secuestrador y asesino. Cuando una periodista le preguntó en una entrevista por qué se libraba con tanta facilidad a los escándalos, le contestó que así no solo le conocerían en Estados Unidos los aficionados a la pintura, sino todo el pueblo norteamericano…

Atomicus Dalí, fotografía de 1948 de Philippe Halsman, donde explora la idea de la suspensión, representando tres gatos que vuelan, un cubo de agua lanzada y Salvador Dalí en el aire. / Wikimedia

Pasó de puntillas, y de lejos, por la Guerra Civil Española, y siempre se ha dicho que simpatizaba en realidad con Franco. Durante la II Guerra Mundial se trasladó a los Estados Unidos, donde residió durante ocho años, los más productivos de su carrera. Siendo ya una celebridad mundial, participó en el diseño de los decorados oníricos de la película de Alfred Hitchcock ‘Spellbound’ (1945) -‘Recuerda’, en su traducción al castellano-.

En 1980, con su salud muy deteriorada y enfermo de Parkinson, dejó de pintar

Regresó a España en 1949, instalándose en Porlligat, donde hoy existe una casa museo. En 1980, con su salud muy deteriorada y enfermo de Parkinson, dejó de pintar. En 1982, el rey de España, Juan Carlos I, le concedió el título de Marqués de Dalí de Púbol. La muerte de su esposa Gala en este mismo año, le sumió en una profunda depresión de la cual no se recuperó nunca, incurriendo en probables intentos de suicidio. Desde bastante antes, circularon rumores de que firmaba lienzos en blanco que luego se vendían con su firma pintados por otros autores.

El «divino» Dalí, como le gustaba autonombrarse, murió a causa de una parada cardiorrespiratoria a los 84 años de edad, escuchando, según se cuenta, su obra musical favorita, el ‘Tristán e Isolda’ de Wagner. Legó su patrimonio al Estado español y fue enterrado –contra lo que había dispuesto-, en el Museo Dalí de Figueras –él dispuso que se le enterrara junto a Gala en Púbol- En verano de 2017, su cadáver fue exhumado por orden judicial, para comprobar su ADN debido a una demanda de paternidad impuesta por una tercera persona, que luego resultó ser falsa.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí