San Jorge

Grabado de Alberto Durero / Wikimedia - H.-P.Haack

Tal día como hoy… 23 de abril se celebra la festividad de San Jorge

 

El 23 de abril se celebra la festividad de San Jorge. Según la tradición, fue decapitado este mismo día del año 303 en Nicomedia por orden del emperador Diocleciano. El culto a San Jorge se extendió por el mundo cristiano y adquirió gran arraigo desde la Alta Edad Media, presentado como una síntesis entre el santo cristiano y el caballero medieval, con dragón incluido. Es el patrón de Georgia, Inglaterra, Portugal, Aragón, Cataluña…

 

CV / Se sabe muy poco de San Jorge, por no decir nada. Aunque fue oficialmente canonizado por el papa Gelasio I en el año 494, pertenece más bien a los santos por tradición, al incluirlo entre aquellos “justamente reverenciados, pero cuyos actos solo son conocidos por Dios”; una forma como otra de decir que no sabía nada de él. En realidad, lo más probable es que nunca existiera y resulte de un refrito sincrético de distintas tradiciones cristianas cuyo origen se situaría entre Asia Menor, Armenia, la Capadocia y Palestina. El texto más antiguo sobre su figura es un palimpsesto del siglo V que la propia Iglesia calificaba ya en tal época como “… lleno de extravagancias y maravillas más allá de cualquier credibilidad”.

En la tradición «oficial», Jorge de Capadocia fue un oficial romano -hijo de un general- convertido secretamente al cristianismo por intercesión de su madre

En la tradición «oficial», Jorge de Capadocia fue un oficial romano -hijo de un general- convertido secretamente al cristianismo por intercesión de su madre. Con ello se establecería ya de entrada un cierto paralelismo con San Agustín, también hijo de padre pagano y madre cristiana; algo que constituyó, por otro lado, un lugar común en la mitografía de la época. Habría vivido más o menos entre los años 275 y 303, y llegó a ser miembro de la guardia personal del emperador Diocleciano. Cuando éste decretó  la persecución de los cristianos en el 303, Jorge se negó a participar aduciendo su condición de cristiano. Diocleciano ordenó entonces torturarle para que renegara de su fe, sin conseguirlo, y lo hizo decapitar en Nicomedia. Tras su muerte habría sido enterrado en Lod (Israel), el pueblo natal de su madre.

Consta que el emperador Constantino hizo construir en Lod una iglesia en honor de San Jorge, o al menos se tiene noticia de ella por relatos de peregrinos. Esta iglesia fue destruida por los árabes en el 1010, reconstruida durante la I Cruzada, destruida de nuevo por Saladino durante la tercera y, finalmente, en el mismo lugar se erigió una nueva iglesia en 1872, que sigue actualmente en pie.

El relato se fue alterando con el tiempo. Ya en el siglo VIII, el abad irlandés Adomnanus refiere varias leyendas atribuidas a San Jorge, recogidas por un obispo galo de nombre Arkulf durante su peregrinación a Tierra Santa en el año 680.  También, en sintonía con el sincretismo en que se enmarcará su figura, la tradición islámica lo asimilará con el profeta Elías y con el místico sufí al-Hadr.

Según el relato, un temible dragón decidió instalarse en la cueva donde se encontraba la fuente de agua que abastece a la ciudad

El episodio de San Jorge y el dragón aparecerá, hasta donde se sabe, en el siglo IX. El relato más antiguo parece situar los hechos en Beirut (Líbano), aunque luego se extenderá a los más distintos lugares en versión local. Muy probablemente, es el origen de todos los cuentos sobre príncipes, princesas, hadas, brujas y dragones de Occidente. Según el relato, un temible dragón decidió instalarse en la cueva donde se encontraba la fuente de agua que abastece a la ciudad. Para conseguir acceder a la fuente, los ciudadanos se vieron obligados a ofrecer un sacrificio humano que «despistara» a la bestia el tiempo suficiente para poder hacerse con el líquido elemento. El día que la víctima elegida era la hija del rey, el caballero San Jorge apareció a caballo y mató al dragón en singular combate.

El relato presenta evidentes reminiscencias de otros muy anteriores, desde la princesa etíope Andrómeda, hasta los mitos griegos de Perseo y la Gorgona, o Teseo y el minotauro. Jacobo de la Vorágine, obispo de Génova, lo incluirá en el siglo XIII en su Legenda Aurea, o Legenda Sanctorum. En este caso, lógicamente, San Jorge no se casa con la princesa, sino que los ciudadanos renuncian al paganismo y se convierten al cristianismo.

El indiscutible patrocinio de San Jorge sobre la Corona de Aragón le valió ser nombrado patrón del Reino y de la Diputación General en el siglo XV, durante el reinado de Juan II

También el héroe tuvo una destacada presencia en España con sus afortunadas intervenciones. Apareció el 15 de noviembre de 1096 en la batalla de Alcoraz, dando la victoria a los aragoneses de Pedro I de Aragón contra los moros y los castellanos –que quizás por esta razón no lo han tomado nunca como patrón, prefiriendo a Santiago Matamoros-, facilitando la conquista de Huesca. Tenía además el don de la ubicuidad, porque el mismo día estuvo ayudando a los ejércitos cristianos de la I Cruzada en Antioquía. De Aragón pasó el culto a Cataluña al unirse ambos territorios. Jaime I, 150 años después de Alcoraz, cuenta las decisivas apariciones del santo en las campañas de Mallorca y Valencia…

El indiscutible patrocinio de San Jorge sobre la Corona de Aragón le valió ser nombrado patrón del Reino y de la Diputación General en el siglo XV, durante el reinado de Juan II. Y desde entonces, hasta nuestros días.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí