Sapiens y su expansión paleolítica

Leonardo Romero / Flickr

Sapiens logró colonizar los cinco continentes en menos de 100.000 años. Cabe recordar que erectus sólo llegó a tres en unos 800.000. Es decir, sapiens fue unas diez veces más rápido que erectus. En fin, que por primera vez en nuestra evolución un simio como nosotros llegaba tan lejos y ocupaba tantos ecosistemas distintos, ¿cuál fue su estrategia?

 

David Rabadà | Catalunya Vanguardista  @DAVIDRABADA

Sus hábitos generalistas, su rápida evolución cultural y su dominio en la caza y la recolección, nos indican que sapiens resultó muy versátil, calculador y eficiente. En fin, que sapiens obtenía mejores recursos que sus ancestros y contemporáneos alcanzando unas tasas de reproducción superiores. Fueron su tecnología y proliferación quienes promovieron su gran diáspora sustituyendo a otras variedades por el planeta. Pero, ¿cuando comenzó esta diáspora?

Según un estudio de ADN fósil en neandertales, los primeros sapiens salieron de África hacia Europa hace aproximadamente unos 270.000 años

Según un estudio de ADN fósil en neandertales, los primeros sapiens salieron de África hacia Europa hace aproximadamente unos 270.000 años. Durante tal proceso se hibridaron con los neandertales. Así fue publicado en Nature Communications en julio de 2017. Según estos expertos los cruces entre sapiens y neandertales sucediron en diversos periodos. Una segunda ocasión, y según los autores, ocurrió hace unos 70.000 años entre sapiens asiáticos y neandertales de Próximo Oriente. Es decir sapiens, y aprovechando un clima benigno, se extendió por Asia antes de esos 70.000 años.

Justamente hace unos 73.000 años, y por el hemisferio Norte, los veranos eran cálidos y los inviernos templados. De ahí que sapiens y neandertal se cruzaran compartiendo hoy en día fragmentos de ADN. Ello volvió locos a algunos creyentes en la pureza de la “raza” sapiens con respecto a los supuestos lerdos, pero claros parientes nuestros, los neandertales. Todo lo anterior implica que sapiens salió de África durante diferentes migraciones. Pero, ¿qué dice el registro fósil al respecto?

Hábitat homo sapiens / Wikimedia – Fobos92

Entre 194.000 y 177.000 años hay constancia de restos sapiens por Israel, y así lo publicaron diversos autores en la revista Science de enero de 2018. También hallamos unas cuentas de collar hechas de conchas en el yacimiento Skhull en Isreal fechado sobre los 100.000 años y publicadas en el Science de junio de 2006. Hace 90.000 años también encontramos sapiens en China y hace 85.000 se hallaron unas falanges en Arabia y publicadas en Nature Ecology & Evolution en abril de 2018.

Probablememte hubo muchas migraciones a determinar y en pocos miles de años sapiens alcanzó gran parte de Asia tropical y Oceanía

Probablememte hubo muchas migraciones a determinar y en pocos miles de años sapiens alcanzó gran parte de Asia tropical y Oceanía. Bowler y otros autores indican que llegó a Australia entre hace 68.000 y 40.000 años en Nature de febrero de 2003, o según Peter Brown fue hace entre 71.000 y 57.000 años en el número 38 de Journal of Human Evolution del año 2000. Incluso para Marta Mirazón Lahr de la Universidad de Cambrige, hubo dos migraciones por Australia. Una primera cercana a los 70.000 con aborígenes gráciles, y una posterior cerca de los 50.000 con sapiens robustos y endémicos como los actuales. Quizás el máximo glaciar desde Siberia los empujó hacia el sur.

Todos estos sapiens parece que fueron los responsables de la extinción gradual de faunas gigantes por el continente. Entre los extintos cabe citar a los siguientes: un uombat del tamaño de un caballo, una serpiente de 8 metros de longitud, un lagarto de igual tamaño, una tortuga de las dimensiones de un coche pequeño y un gran pájaro, el Genyornis newtoni. En total, y además, unas 46 especies de marsupiales grandes se extinguieron a partir de la entrada de sapiens en Australia. Sólo se salvaron cuatro corredores capaces de huir de la caza, y estos eran canguros. Por África sapiens también fue exterminando a muchos vertebrados, y en Europa y América haría algo muy parecido. En fin, que sapiens estaba resultando una plaga.

¿Por qué no se adentraron con facilidad y en gran número hacia el Norte? La respuesta quizás estuvo en su piel

A tenor de todo lo anterior parece que sapiens se diseminó más por los trópicos de Asia que por su norte. Durante tal diáspora se llevó consigo el modo de talla III, el musteriense de sus ancestros africanos. El hecho que haya escasos yacimientos septentrionales de esta época plantea una pregunta, ¿por qué no se adentraron con facilidad y en gran número hacia el Norte? La respuesta quizás estuvo en su piel.

En el American Science de diciembre de 2002 se publicó una amplia retrospectiva de la evolución de la piel en Homo. En este trabajo se argumentaba que la piel oscura de nuestros parientes africanos no era, y como muchos prejuicios creían, para evitar el cáncer de piel sino para regular los ultravioletas solares que afectan la metabolización de ciertos nutrientes. Además el cáncer suele aparecer en edades adultas cuando los individuos ya no se reproducen y la selección natural afecta en poco a la especie.

Una dermis clara expuesta a una gran intensidad de ultravioleta (UV) implica una disminución del 50 % del folato / Imagen: Pexels – Leandro R. Barbosa

Sabiendo que la mayoría de antropomorfos debajo de su pelaje muestran una piel clara, los chimpancés así la poseen, parece que el primer Homo que perdió su pelaje y adquirió gran cantidad de glándulas sudoríparas tuvo que enfrentarse al problema de los intensos ultravioletas tropicales. Una dermis clara expuesta a una gran intensidad de ultravioleta (UV) implica una disminución del 50 % del folato, substancia que evita mutaciones en los fetos, la espina bífida o defectos en los espermatozoides. Un hecho que corrobora lo anterior son las terapias con ácido fólico para aumentar el número de espermatozoides sanos en los humanos melánicos en zonas septentrionales de hoy en día.

La piel oscura fue una adaptación para evitar la reducción de folato y así mantener una tasa de reproducción óptima

Por tanto el paso a una piel oscura o melánica tuvo que ocurrir cuando erectus perdió su pelaje. Si erectus hubiera ostentado una piel clara su tasa de reproducción hubiera sido ínfima y su diáspora imposible. Ante lo anterior, y muy probablemente estos primeros erectus melánicos pasaron este rasgo a los sapiens africanos primigenios. En fin que la piel oscura fue una adaptación para evitar la reducción de folato y así mantener una tasa de reproducción óptima.

Pero si estos melánicos intentaron dirigirse hacia el norte toparon con otro problema, la reducción de la intensidad de los UV y su consecuente descenso en la producción y absorción de vitamina D. Ésta a su vez reducía significativamente la absorción del calcio en sus intestinos y la efectividad de su sistema inmunológico, es decir se hallaban ante una mayor mortalidad y riesgo de raquitismo. Las mujeres, a su vez, tendrían dificultades en sintetizar el esqueleto de sus fetos bajo el riesgo de deformaciones en su pelvis (osteomalacia), y todo con un mayor riesgo de aborto y muertes en el parto.

 

Un cambio en la dieta

En su conjunto, y si los Homo melánicos se hubieran dirigido al norte, hubieran visto mermar su capacidad reproductora. Un cambio de dieta hubiera podido resolver el problema con alimentos ricos en calcio y vitamina D. Los inuit consumen gran cantidad de hígado abudante en vitamina D, y muchas poblaciones actuales obtienen calcio de la leche y los mariscos. El problema, y para aquellos Homo pioneros, es que leche, hígado y marisco implican muchas intolerancias e inconvenientes.

Sólo cuando sapiens supo adquirir una dieta rica en calcio, o una mutación de piel clara, pudo reproducirse mejor por el norte

La leche en cantidad debería obtenerse de animales domesticados al efecto, pero entre los cazadores recolectores esto no se daba. Por otro lado el abuso del consumo de hígado produce malformaciones en los huesos, y finalmente el consumo de marisco sólo se daría en los litorales marinos lejos de los interiores septentrionales. Además el marisco cuenta con muchos alérgicos, al igual como la lactosa para la mayoría de los sapiens actuales. Sólo los europeos de hoy en día cuentan con una tasa de mayor tolerancia a la leche.

Visto lo anterior un cambio de dieta debió ser la protagonista bajo muchas artimañas. Quizás por todo lo anterior se extinguió la primera migración de sapiens que se cruzó con los neandertales hace unos 270.000 años. Sólo cuando sapiens supo adquirir una dieta rica en calcio, o una mutación de piel clara, pudo reproducirse mejor por el norte. Pero, ¿cuándo ocurrió esto? Para responder a lo anterior debemos recorrer la diáspora de estos sapiens.

Este artículo es la continuación de una serie titulada “Prejuicios y Evolución Humana“, a cargo de nuestro colaborador científico, David Rabadà.

Entrega anterior: Cómo ser sapiens moderno hace 300.00 años (entrega 31)

Ver todas las entregas

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí