El deshielo de los casquetes polares está cambiando la distribución de masas en la Tierra

El eje polar de rotación de la Tierra se desplaza a causa del cambio climático

.

Un estudio nuevo de la NASA ha descubierto que los patrones de deshielo y la pluviosidad cambiante provocan que los polos norte y sur se muevan y en consecuencia se desplace notablemente el eje polar de la Tierra.

.

Cordis / Científicos y marinos han medido desde 1899 el verdadero polo y el movimiento polar con gran precisión, y durante la práctica totalidad del siglo XX ambos se desplazaron ligeramente hacia Canadá. Esta tendencia ha cambiado en el nuevo siglo con un desplazamiento hacia el Reino Unido, según indica el Dr. Surendra Adhikari del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, autor principal del artículo en el que se explican las razones de este proceso. El estudio se publicó en la revista «Science Advances».

El eje terrestre se ha alejado desde el comienzo del nuevo milenio en unos setenta y cinco grados hacia el Este

El deshielo de los casquetes polares, en especial en Groenlandia pero también en la Antártida (donde se almacena el 99 % del agua dulce del planeta), está cambiando la distribución de masas en la Tierra. Esta situación alerta del enorme y muy real efecto del cambio climático sobre el planeta.

En el estudio se analizaron mediciones terrestres y vía satélite desde 2003 hasta 2015 y los resultados sirvieron para mostrar la forma y las razones por las que la Tierra se mueve como lo hace. Si bien es normal que el eje oscile levemente, el desplazamiento reciente es superior a lo esperado.

Según se indica en el estudio, el eje terrestre se ha alejado desde el comienzo del nuevo milenio en unos setenta y cinco grados hacia el Este de su rango de movimiento normal. Este balanceo tiene su causa en los cambios en la distribución del agua, provocados a su vez por la pérdida anual de más de 396 billones de kilogramos de hielo en Groenlandia y la zona oeste de la Antártida. Todo ello, sumado a los 74 billones de kilogramos de hielo que gana la zona oriental de la Antártida, desplaza el equilibrio de masas hacia el Este y provoca que el planeta se bambolee sobre su eje polar.

«Puede parecer una variación minúscula, pero la información que aporta es de suma importancia —confesó el Dr. Adhikari—. El desplazamiento se ha situado en los diez centímetros anuales [desde 2000], así que probablemente no sea necesario realizar un nuevo cálculo del polo geográfico del planeta, pero sí que deberán tenerlo en cuenta las generaciones futuras si se mantiene la tendencia de cambio».

El equipo de investigación también informa del desplazamiento de una enorme masa de líquido procedente de los continentes

Pero la recesión de los glaciares en los dos polos no es el único factor que contribuye a este cambio en el eje polar terrestre. El equipo de investigación también informa del desplazamiento de una enorme masa de líquido procedente de los continentes. Hipotetizan que el polo de rotación se mueve hacia Europa también por la pérdida a gran escala de gran cantidad de agua procedente de lagos y acuíferos en Eurasia, el entorno del mar Caspio y la India. La media de temperaturas más cálidas también ha provocado una mayor evaporación y una reducción de las precipitaciones en muchas regiones del mundo. En el plano humano, las explosiones demográficas han supuesto el consumo de una mayor cantidad de agua de acuíferos y pozos.

El Dr. Adhikari y su equipo confían en que sus resultados ayuden a que otros climatólogos aumenten el conocimiento que se posee sobre las fuerzas que rigen el planeta. «Debería ser posible aprovechar los datos del movimiento polar para dar respuesta a varias incógnitas interesantes», admite el Dr. Adhikari. Por ejemplo, los datos podrían servir para lograr modelos climáticos más precisos, ya que cabría la posibilidad de indagar en los registros fiables de la deriva polar para deducir las tasas de deshielo y evaporación hasta ahora.

También cabría realizar un seguimiento de la velocidad a la que ciertas regiones han agotado sus reservas hídricas debido a las sequías. De este modo se podrían lograr predicciones mejores y más precisas sobre los cambios climáticos del futuro y precisar el movimiento de rotación terrestre en el espacio.

.

Fuente:

Basado en noticias aparecidas en medios

.

Share