Secuenciado el genoma del gibón

 Este estudio ha sacado a la luz un elemento inédito hasta ahora entre los homínidos

El gibón ha sufrido más reorganizaciones cromosómicas que el resto de homínidos

.

CSIC / La reorganización cromosómica consiste en una serie de cambios estructurales en el ADN durante el proceso evolutivo. En los humanos este fenómeno provoca graves enfermedades, como cáncer, pero no así en los gibones. Los cromosomas de este pequeño simio, en peligro de extinción y que habita en los densos bosques tropicales del sureste asiático, se han reorganizado con frecuencia y más veces que en sus parientes primates a lo largo de su evolución. Esta es una de las conclusiones que se desprende de la secuenciación del genoma del gibón, publicada en el último número de la revista Nature y que ha contado con la participación del Instituto de Biología Evolutiva, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Pompeu Fabra.

“Este era el último de los simios que quedaba por secuenciar”  

“Este era el último de los simios que quedaba por secuenciar y marca el fin de una era en el campo de la genética comparativa de los primates. Por su gran similitud al humano, se diferencian tan sólo en un 3%, el genoma del gibón aporta información importante acerca de las reorganizaciones cromosómicas sucesivas y su papel en la salud humana“, explica Tomás Marques, investigador del Instituto de Biología Evolutiva.

Los gibones ocupan un lugar clave en la filogenia de los primates. Se encuentran situados entre los grandes simios y los monos primitivos, por lo que aportan una perspectiva única a partir de la cual estudiar el origen de las características de los homínidos. Además, los investigadores han descubierto algunas pistas que podrían explicar el desarrollo evolutivo de los brazos de este simio, muy largos y con fuertes hombros y tendones, que le permiten columpiarse por las ramas y desplazarse de un árbol a otro con facilidad.

.

Tolerancia a los cambios

Los gibones, junto con los gorilas, chimpancés y bonobos, son los parientes más cercanos del ser humano. Sin embargo, a diferencia de los humanos y del resto de homínidos, los gibones han experimentado un gran número de reorganizaciones cromosómicas durante su evolución. Según los autores del estudio, el genoma del gibón permitirá entender mejor los mecanismos que se encuentran detrás de esos cambios.

[blocktext align=”left”]Los gibones, junto con los gorilas, chimpancés y bonobos, son los parientes más cercanos del ser humano

“Los cromosomas son como estructuras hechas de pequeños ladrillos. Durante la reorganización, una o más piezas se separan del resto para volverse a unir a la cadena pero en un lugar o con una orientación diferente. También puede darse el caso de que estos ladrillitos díscolos se pierdan o se dupliquen. Esas reorganizaciones del ADN pueden provocar importantes problemas en las células. Al contrario que los gibones, que las toleran bien, en el caso de los humanos pueden derivar en malformaciones de nacimiento y en cáncer”, añade Marques.

Este estudio ha sacado a la luz un elemento inédito hasta ahora entre los homínidos. Se trata de una secuencia de ADN denominada LAVA y de la que los investigadores han encontrado más de mil copias a lo largo del genoma analizado. Este nuevo elemento aparece insertado en un grupo de genes encargados de la correcta separación de los cromosomas durante el proceso de división celular.

“LAVA supone una novedad en el proceso evolutivo y se encuentra presente únicamente en el gibón. Es por eso que pensamos que ha podido tener un papel importante en el aumento de los errores durante la división celular, que después hayan provocado las frecuentes reorganizaciones cromosómicas”, añade el investigador.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí