Sergi de Meià abre restaurante propio en Barcelona

El chef catalán emprende un proyecto personal basado en la cocina catalana de proximidad

Cocina desacomplejadamente catalana

.

El chef catalán Sergi de Meià acaba de abrir restaurante propio en el centro de Barcelona. Se trata de un proyecto personal con una propuesta gastronómica clara: cocina desacomplejadamente catalana y 100% de proximidad. En su nuevo establecimiento, situado en la calle de Aribau, pretende sorprender con una cocina tradicional pero renovada, de proximidad y situada en el concepto slow food.

El chef reivindica con fervor el valor de la cocina tradicional catalana
El chef reivindica con fervor el valor de la cocina tradicional catalana

Sergi de Meià practica la cocina catalana evolucionada: recetarios antiguos puestos al día y enriquecidos con nuevas técnicas. El chef reinventa las recetas de siempre, reivindica con fervor el valor de la cocina tradicional catalana y hace una defensa “sin complejos, sin buscar otros atributos, valorando qué hemos hecho y qué somos”.

La carta del restaurante Sergi de Meià nos sumerge en un recetario tradicional puesto al día, revisionando platos como un arroz de mar, un suquet de pescado o un pollo asado a la catalana. La carta también incluye cordero crujiente con patata, ajo y romero, peixet de ternera lacado con setas y verduras o pescado de lonja con cebolla violeta y brotes, entre otros. En cuanto a los postres, se puede degustar el canelón de queso azul, nueces, fruta y yogur y el chocolate Jolonch con turrón de Agramunt, entre otros.

La oferta gastronómica incluye almuerzos de tenedor (morcilla, morro y tripa, croquetas, sardinas en escabeche, pies de cerdo, brécol y judías, etc), cocinados por la madre del chef, Adelaida Castells. Cada mediodía, de martes a viernes, ofrece un menú de 21,50 €, y el resto de días carta con un precio medio de 50€.

.

100% proximidad y ‘slowfood’

La filosofía del restaurante de Sergi de Meià es clara: cocina 100% de proximidad adscrita al concepto slow food. De Meià habla de sus proveedores con nombres y apellidos. Son una treintena de payeses, ganaderos, pescadores o buscadores de setas catalanas que llevan los mejores productos de temporada a su restaurante de Barcelona.

Cumpliendo con la filosofía Km 0, más del 60 % de los productos pertenecen a un máximo de 100 km a la redonda, la mayoría provienen de producciones pequeñas que no utilizan transgénicos y las especies, azúcares o chocolates son de comercio justo y ecológicos. El concepto Km 0 también incluye el compromiso de recuperar productos autóctonos olvidados: desde un queso artesanal de payés a unas olivas de árboles milenarios.

El restaurante Sergi de Meià también se suma a la filosofía slow food, que el chef resume como “bueno, limpio y justo”. Esto implica un compromiso claro con el medio ambiente y con los conceptos de justicia social en toda la cadena alimentaria. También significa primar los productos locales, incentivar la compra al pequeño productor a un precio justo, reducir la emisión de CO2 y aplicar medidas medioambientales sostenibles.

 .

Sergi De Meià, el eco-chef

Sergi de Meià nació en Esplugues hace 33 años, pero se siente hijo de Vilanova de Meià (Lleida), donde pasó los veranos de su niñez. Desde pequeño, vivió la cocina muy de cerca. Se crió entre los fogones del restaurante familiar, regentado por su madre en Esplugues, y con los abuelos de Vilanova de Meià, que le enseñaron el amor por la tierra y sus productos.

Inició sus estudios en la Escuela Sant Narcís de Girona para seguir en la Escola de Restauració i Hostelatge de Barcelona y a L’Ecole d’Hotelerie des Pirenees.

Empezó trabajando en el restaurante El Rusc, de Andorra, La torre de Remei (Puigcerdá), Rydges Hotel (Australia), Akelarre (San Sebastián) y El Racó d’en Freixa (Barcelona). Ya como  jefe de cocina, trabajó en el restaurante Reno de 2001 a 2004 y posteriormente, durante casi 4 años, en el Excellence de Andorra y Barcelona. También ha trabajado en el Aman-pulo (Filipinas) y un año en el Fishhh¡¡ de Barcelona. Tras ello, y durante 6 años, ha sido el primer jefe de cocina del Monvínic de Barcelona, considerado uno de los mejores restaurantes de vino del mundo.

En 2009 recibió el premio Nacional al Cocinero Joven del Año de la Academia Catalana de Gastronomía y el 2013 el premio Km 0-Slow Food. Para él, el mejor premio es “la cara de satisfacción y felicidad del comensal cuando marcha por la puerta”. En 2014, Sergi de Meià se lanza a la aventura de crear su propio restaurante en Barcelona, con una propuesta clara y fiel a su filosofía de “eco-chef”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí