Sigmund Freud

Fotografía de Sigmund Freud circa 1921, por Max Halberstadt.

Tal día como hoy… 6 de mayo de 1856 nacía Sigmund Freud

.

El 6 de mayo de 1856 nacía en Príbor (Moravia, Imperio austro-húngaro) Sigmund Freud, médico, psiquiatra y psicólogo, padre y fundador del psicoanálisis, una de las teorías más influyentes del siglo XX y, también, de las más controvertidas. Tan controvertida como la figura de su autor en el propio campo del psicoanálisis que él fundó.

.

CV / Alguien dijo en cierta ocasión que había tantas escuelas psicoanalíticas como psicoanalistas. Y aun siendo una crítica algo burda, no deja de tener un trasfondo de verdad. Otras críticas más aceradas apuntan hacia su falta de cientificidad, ejemplificándolo incluso -caso de Popper- como paradigma de pseudociencia como criterio de demarcación. Nada de esto ha sido en cualquier caso óbice como para que haya sido una de las teorías más extendidas.

A partir de las manifestaciones de sus pacientes hipnotizados desarrolló su teoría sobre el inconsciente que posteriormente evolucionaría hacia el Yo, el Super-yo y el Ello

Freud fue un médico austríaco de origen judío que se especializó en neuropatología –precedente de la moderna psiquiatría-. Desde sus inicios, manifestó un especial interés por los trastornos de conducta que carecían de base somática, sin síntomas orgánicos, es decir, que al entender de la época se consideraban estrictamente mentales y que, aún más antiguamente, habrían sido consideradas enfermedades del alma y materia de curas o de exorcistas. De Viena se trasladó a París para estudiar y colaborar con la celebridad del momento, Charcot, de quien adoptó la terapia mediante hipnosis. A partir de las manifestaciones de sus pacientes hipnotizados desarrolló su teoría sobre el inconsciente –el lugar mental donde radicarían las represiones que ignoramos que tenemos, pero que se manifiestan en trastornos de conducta-, que posteriormente evolucionaría hacia el Yo, el Super-yo y el Ello. Dicha represión sería de etiología sexual, o de la energía vital de la libido que se manifiesta en la sexualidad.

La noción de inconsciente no era nueva –entre otros, la había trabajado Leibinz-, pero la novedad fundamental que aporta Freud es que sus manifestaciones tienen sentido, determinado por la antinomia entre el principio de realidad y el de razón, y que este sentido se puede conocer si damos con los debidos códigos de interpretación. ¿Cómo? A través de la hipnosis y de los sueños. En ‘La Interpretación de los sueños’ (1899) –su obra más conocida- pretende ofrecer las claves para entender el significado de éstos más allá de su aparente incoherencia.

.

La diáspora psicoanalítica
Anna O. quien mantuvo una escabrosa relación con Freud, que acabó en suicidio

De vuelta a Viena, se asoció con otro psiquiatra, Breuer, que también practicaba la hipnosis. El incidente con una paciente, Anna O., con quien Breuer mantuvo al parecer una escabrosa relación que acabó en suicidio, le llevó a abandonar la hipnosis y optar en su lugar por la libre expresión de ideas –gráficamente expresadas en las típicas escenas de diván de las películas de Woody Allen-. Desarrolló entonces sus teorías sobre la sexualidad, y sobre la sexualidad infantil, sus fases –oral, anal, genital…- y la represión social sobre el sexo, que posteriormente desarrollará sociológicamente como la contraposición entre eros y thanatos que lleva a un inevitable ‘Malestar en la cultura’. En definitiva, un pesimismo antropológico de extracción claramente victoriana, porque el mantenimiento de la civilización requiere fatalmente de la represión sexual.

Consiguió una cierta consideración en los círculos psiquiátricos, a la vez que el más absoluto rechazo por parte de los elementos conservadores y religiosos. Aunque él mismo era de pensamiento político conservador, algunos psicólogos, como Wilhelm Reich o Eric From, desarrollaron el psicoanálisis desde una perspectiva marxista, dando lugar a o que se llamó el freudo-marxismo, muy en boga durante el sincretismo ideológico del mayo del 68. Debido también, se dice, a su carácter intransigente, rompió con sus seguidores más destacados –Adler, Jung…- iniciándose con ello la diáspora psicoanalítica.

Con la anexión de Austria a la Alemania nazi, y dada su ascendencia judía, así como la calificación del psicoanálisis como ciencia decadente por los nazis, la situación de Freud devino peligrosa, por lo que emigró a Inglaterra, instalándose en Londres. Desde hacía años, se le había diagnosticado un cáncer de paladar, que le llevó a la adicción a la morfina. El cáncer pasó también al estómago. Freud recurrió entonces a su amigo y médico personal, Max Schur, para que le administrara una sedación terminal. Le administró tres inyecciones de morfina, a consecuencia de las cuales falleció el 23 de septiembre de 1939 en Londres.

.

También un 6 de mayo se cumplen estas otras efemérides

.

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí