Siste Viator: la epigrafía en la Antigua Roma

La Capilla de San Ildefonso acoge hasta finales de este mes esta exposición, organizada por Universidad de Alcalá, la Fundación General de la Universidad de Alcalá y el Centro CIL II-UAH.

 

UAH / En la antigua Roma ‘Siste Viator’ era un reclamo para solicitar a los caminantes que se detuvieran a orar frente a las tumbas de los muertos, enterrados en los bordes de las calzadas, como una forma de homenajear a su memoria.

En la antigua Roma ‘Siste Viator’ era un reclamo para solicitar a los caminantes que se detuvieran a orar frente a las tumbas de los muertos

Ese reclamo es utilizado ahora por esta exposición -fruto de un equipo de trabajo dirigido por el catedrático de la UAH, Antonio Alvar, y constituido por investigadores en formación a punto de concluir sus contratos-, con el fin de solicitar al visitante que se pare y contemple la importancia de las inscripciones romanas para conocer la vida cotidiana de la época y reflexione sobre hasta qué punto somos herederos de una cultura y una civilización que dominó en la Península Ibérica durante siglos.

 

La domus, el foro, la necrópolis…

En la Antigua Roma las inscripciones se encuentran por todas partes, en distintos materiales (piedra, madera, bronce…) y se refieren a temáticas muy diversas. Todas ellas aparecen reflejadas en esta exposición que nace como un proyecto de formación destinado a que un equipo de estudiantes (predoctorales, Juan de la Cierva, garantía juvenil…) concluya su período de formación con una iniciativa de divulgación –tan necesaria y exigida en la investigación-.

En la Antigua Roma las inscripciones se encuentran por todas partes, en distintos materiales (piedra, madera, bronce…) y se refieren a temáticas muy diversas

Al mismo tiempo se da a conocer la actividad investigadora que desarrolla la UAH en este ámbito, a través del CIL II (Corpus Inscriptionum Latinarum) –el centro de recopilación y documentación de epigrafía romana en la Península Ibérica (la provincia II en la Antigua Roma) dependiente del Instituto Arqueológico Alemán y se muestra al gran público la importancia de la epigrafía romana para descubrir, como señala Alvar, una información que no aparece en los restos arqueológicos ni se cuenta en la literatura clásica, pero es fundamental también para completar el conocimiento sobre una época de la historia imprescindible para la cultura y la civilización occidental.

En la Península Ibérica se ha localizado hasta la fecha algo menos del 10% del total de las 400.000 inscripciones registradas en el mundo y una muestra significativa de ellas se encuentran en esta exposición. Bien en forma de piezas originales, procedentes del MAR, del Consorcio Monumental Ciudad de Mérida y del Yacimiento de Los Bañales; bien en forma de reproducciones, bien en forma de fotografías, mapas y otros recursos gráficos, incluido un vídeo, que tratan de mostrar ‘la extraordinaria variedad que tiene la epigrafía latina y su valor histórico, documental y artístico’, indica Alvar.

La epigrafía habla de la vida cotidiana, de la población, de los movimientos demográficos, de cómo sentían y cómo pensaban los latinos… y mucha otra información

Y es que la epigrafía habla de la vida cotidiana, de la población, de los movimientos demográficos, de cómo sentían y cómo pensaban los latinos, del poder económico del territorio donde se localiza, de las creencias y las ideas de los habitantes de la antigua Roma…

En definitiva, pone forma a un modo de vida y a unas costumbres tan arraigadas que han llegado, en muchas ocasiones, hasta nuestros días. Y pone voz también a las emociones y los sentimientos humanos, inamovibles.

‘El 80% de las inscripciones que conservamos son funerarias, pero los datos que aparecen en los monumentos funerarios nos permiten ver los movimientos de población, ponemos nombre a las personas y observamos las relaciones familiares; conocemos cómo era el sentido del humor de los latinos, cómo utilizaban las inscripciones con fines publicitarios o cómo la epigrafía servía para homenajear a los seres queridos o admirados, pero también para repudiarlos, ya que en algunos casos las inscripciones se borran con toda la intención…’ explica el coordinador de la muestra.

La exposición, que ha recibido ya miles de visitantes, se completa con un libro, coordinado también por el profesor Alvar, titulado igual que la muestra

La exposición, que ha recibido ya miles de visitantes, se completa con un libro, coordinado también por el profesor Alvar, titulado igual que la muestra, ‘Siste viator. La epigrafía en la antigua Roma’, en el que algunos de los mejores epigrafistas de España y otros expertos internacionales abordan distintos aspectos de esta temática.

El CILII seguirá su camino como referente en la epigrafía latina de la Península Ibérica y la mente y el futuro puestos en la digitalización de su archivo documental, con más de 25.000 entradas. Un proceso que ya ha empezado pero que, como indica Alvar, requerirá de acciones de mecenazgo para poder culminar.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí