Las secuenciaciones de los genomas de moscas y humanos evidenciaron que ambas especies comparten el 70% de genes asociados a enfermedades

Barcelona acoge el mayor congreso europeo de Drosophila

.

Durante cuatro días, desde el miércoles 16 de octubre hasta el sábado 19, más de 700 investigadores internacionales asistirán en Barcelona al congreso bienal European Drosophila Research Conference, en el Palacio de Congresos de la ciudad condal.

Imagen del congreso

Es el mayor congreso europeo, con 7 conferencias plenarias, 300 charlas, 20 sesiones monográficas y 400 pósteres, dedicado a la investigación básica y biomédica usando como modelo la mosca de la fruta, Drosophila melanogaster. “La comunidad científica europea lleva algunos años sugiriéndonos esta sede. El abultado número de inscripciones, casi el doble que en el anterior certamen, demuestran el atractivo del campo y del clúster”, expresa el comité organizador formado por científicos de la Universidad de Barcelona (UB), el CSIC y el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona).

El Premio Nobel de Medicina 2011, Jules Hoffmann, de la Universidad de Estrasburgo, será el encargado de abrir la reunión con una charla titulada “Inmunidad innata: de la mosca a los humanos”. Hoffmann recibió el Nobel, junto a Bruce A. Beutler y Ralph M. Steinman, por esclarecer cómo se activan las defensas del organismo, lo que ha permitido desarrollar nuevos métodos para hacer frente a enfermedades, como las vacunas de última generación o las terapias contra el cáncer a través de la activación del sistema inmunitario. Además, sus hallazgos también son claves para entender por qué se dan las enfermedades autoinmunes -cuando el sistema inmunitario ataca al propio organismo- como en la diabetes de tipo 1, y ha abierto nuevas vías para tratarlas.

Drosphila adulta microscopia digital / Créditos Lara Barrios - IRB

“El artículo de Hoffmann en Cell de hace 15 años fue uno de los detonantes del giro o la evolución que está teniendo la investigación biomédica con Drosophila para investigar enfermedades humanas. Esta tendencia cada vez mayor se refleja en las sesiones del congreso” explica Marco Milán, investigador ICREA del Instituto de Investigación Biomédica (IRB en sus siglas en catalán), y coorganizador del congreso junto a Cayetano González (IRB), Jordi Casanova (IRB/CSIC), Enrique Martín Blanco (CSIC) y Florenci Serras (UB).

Desde hace cien años se usa la mosca para estudiar la biología básica “y sigue siendo un organismo excepcionalmente bueno para este tipo de investigación” -añade Milán- “pero desde los hallazgos de Hoffmann la mosca también se ha revelado eficaz para modelar el cáncer, el Alzheimer, el Parkinson, la diabetes, o la adicción a drogas, por mencionar sólo algunas de las patologías con mayor incidencia”.

Las secuenciaciones de los genomas de moscas y humanos evidenciaron que ambas especies comparten el 70% de genes asociados a enfermedades. De hecho, la investigación con Drosophila lleva ya a sus espaldas seis premios Nobel en Medicina.

.

Células madre y cáncer

Entre las sesiones del congreso, destaca también las dedicadas a células madre, enfermedades humanas y cáncer, que además cuenta con dos de los cinco workshops (o sesiones monográficas) programadas.

Las células madre son básicas en el organismo para regenerar tejidos. La alteración de sus funciones está asociada a la iniciación del cáncer y al envejecimiento prematuro de los tejidos. Las células madre del sistema nervioso y del intestino de Drosophila se usan como modelo para identificar nuevos genes en células madre involucrados en tumorogénesis.

La charla plenaria “Modelando el cáncer en Drosophila”, del investigador y coorganizador del congreso, Cayetano González, investigador ICREA en el IRB y beneficiario de una prestigiosa ERC Advanced Grant, abordará este tipo de estudios desarrollados con Drosophila. González demostró en 2005, investigando las células madre de Drosophila del sistema nervioso, que su división anormal generaba tumores malignos.

.

Otros ponentes destacados

Entre otros investigadores de referencia invitados a ofrecer charlas plenarias, destacan Elisabeth Knust, directora del Instituto Max Planck en Biología Molecular y Genética, en Dresden, Alemania. Knust identificó en Drosophila el gen CRB1. Este mismo gen está conservado en humanos y su mutación está vinculada al desarrollo de retinitis pigmentosa, una enfermedad genética hereditaria que causa ceguera. Sus estudios mejoran el conocimiento sobre procesos biológicos básicos además de ayudar a desarrollar nuevas terapias para pacientes afectados por distrofias de la retina.

Destacar, finalmente, la participación en el congreso de Ginés Morata (Rioja -Almería-, 1945), galardonado en 2007 con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica junto al biólogo inglés Peter Lawrence. Sus estudios están centrados en la “arquitectura biológica” de la mosca Drosophila melanogaster y es uno de los referentes internacionales en este campo de estudio. Sus investigaciones llevadas a cabo en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, en Madrid, también están relacionadas con la generación de tumores y el envejecimiento.