Stephen Hawking

El cosmólogo y divulgador científico Stephen Hawking fue elegido miembro de la Royal Society en 1974. / Wikimedia

Tal día como hoy… 14 de marzo de 2018 fallecía Stephen Hawking

 

El 14 de marzo de 2018, hace hoy un año, fallecía en Cambridge (Reino Unido) Stephen Hawking (Oxford, 1942), uno de los físicos teóricos más destacados de la época, que combinó sus actividades de investigación con una exitosa labor de divulgación científica.

 

CV / Contaba el propio Stephen Hawking en la introducción a su ‘Breve Historia del Tiempo’ -‘A Brief History of Time: From the Big Bang to Black Holes” (1988)- que le comentaron amigos y editores que cada fórmula que incluyera en el libro representaría unos cuantos miles menos de lectores. Por ello, decía jocosamente, decidió limitarse a solo incluir solo una: E = m · c2, la archiconocida fórmula explicitada por Einstein, según la cual la energía total del universo es igual al producto de la masa total por la velocidad de la luz al cuadrado; todas las demás, o explicarlas u omitirlas.

Las investigaciones de Hawking se centraron fundamentalmente en el estudio de las leyes básicas que rigen el universo, a partir de la Teoría de la Relatividad General

Debía tener razón, ‘Breve Historia del Tiempo’ fue un auténtico éxito, un bestseller, no solo en el género de literatura científica, sino un auténtico boom de ventas a escala mundial en general. Nunca un libro serio sobre ciencia, ciencia dura, tuvo antes, ni después, tanto éxito. Apareció entonces ante el gran público la imagen de un eminente científico, un profesor de física teórica, que enseñaba e investigaba en la Universidad de Cambridge (Reino Unido) ocupando la cátedra Lucasian, la misma que había ocupado Newton tres siglos antes.

Las investigaciones de Hawking se centraron fundamentalmente en el estudio de las leyes básicas que rigen el universo, a partir de la Teoría de la Relatividad General formulada por Einstein. Para Hawking, dicha teoría implica que el espacio y el tiempo han de haber tenido un comienzo en el big bang, y un final en los agujeros negros. Postuló también la necesidad de unificar la relatividad general con la teoría cuántica.

Se hizo también famoso por razones extracientíficas, su extraña enfermedad degenerativa, la esclerosis lateral amiotrófica, cuyos síntomas empezó a sentir en al poco de llegar a Cambridge, en 1962; una afección motoneuronal que le hizo perder con el tiempo la mayor parte de su movilidad muscular. Él mismo manifestó en algunas ocasiones su «agradecimiento» a esta enfermedad, pues le impulsó a centrarse en la física, su gran pasión.

Stephen Hawking ha sido sin duda el científico más mediático de los últimos decenios

Stephen Hawking ha sido sin duda el científico más mediático de los últimos decenios. También por la forma como afrontaba a nivel divulgativo el planteamiento sobre temas complejos, sobre los que la mayoría de la gente carece de información, o que ésta está con frecuencia intoxicada por elementos falaces desde el punto de vista científico, ya sea por su vulgarización, su trivialización o su adulteración fantástica. Por ejemplo, los viajes en el tiempo. Un tema del que se ha dicho hasta la saciedad que es teóricamente posible desde los planteamientos de la teoría de la Relatividad. Hawing pensó que debería haber alguna ley que los hace imposibles, proponiendo una especie de «conjetura de protección de la cronología» que, según comentó, en parte ironizando, “(…) asegurara a los historiadores poder seguir escribiendo la historia” .

En relación a los extraterrestres y a la posible vida inteligente fuera de la Tierra, desaconsejó la práctica de incluir en las sondas espaciales mapas y referencias de la Tierra

También, pocos años antes de su muerte, vaticinó que la catástrofe ecológica, que consideraba inevitable, obligará a la humanidad a buscar otros lugares donde residir en el universo, y que empieza a urgir poner manos a la obra. En relación a los extraterrestres y a la posible vida inteligente fuera de la Tierra, desaconsejó la práctica de incluir en las sondas espaciales mapas y referencias de la Tierra. No sabemos, aseguró, si los hay, pero si los hubiere, tampoco tenemos ninguna razón como para pensar que sean mejores que nosotros; por ello, mejor no dedicarnos a irnos exhibiendo por toda la galaxia indicando dónde estamos y quiénes somos.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí