La historia cultural (HC) sería algo procedente del pasado que se puede visitar y ver, pero no vivir ni interactuar con ello

Digitalización del patrimonio cultural europeo para crear una identidad común

.

Un proyecto financiado con fondos europeos se vale de las nuevas tecnologías para replantear y reinventar el patrimonio cultural de Europa en el contexto de la era digital.

.

© Shutterstock

© Shutterstock

Cordis / Cuando se habla de patrimonio cultural, lo primero que viene a la mente suelen ser ideas del estilo a un cuadro colgado en un museo, una obra de teatro o un libro de historia antigua. Desde esa perspectiva, la historia cultural (HC) sería algo procedente del pasado que se puede visitar y ver, pero no vivir ni interactuar con ello.

Los artífices del proyecto RICHES han replanteado esa noción de HC ante la realidad del mundo actual, donde lo digital y audiovisual ocupa un lugar preponderante y omnipresente. Cabe plantearse de qué manera las instituciones dedicadas a la HC podrían reinventarse a fin de ajustarse a las siempre cambiantes necesidades de los usuarios. Y ¿puede la sociedad, cada vez más plural, identificarse con una HC que tiende a ser más bien singular? ¿Sería posible acercar más la HC a los distintos públicos?

Para dar respuesta a estas y otras preguntas, el equipo de RICHES contó con la pericia colectiva de diez socios procedentes de seis países europeos y Turquía. Sus responsables —un equipo interdisciplinar formado por instituciones culturales, administraciones públicas y nacionales, pequeñas y medianas empresas y representantes de los sectores de las humanidades y las ciencias sociales— investigaron de qué modo podría evolucionar la HC europea para ajustarse a las condiciones impuestas por la era digital.

.

Un público más amplio

El proyecto RICHES tenía el cometido de investigar los cambios en el contexto que poseen relevancia para la HC. Concretamente, trató de diseñar formas nuevas de manifestación y conservación de la HC y de determinar cómo emplear la tecnología digital para transmitir la HC a distintos públicos y generaciones.

Mediante tecnologías audiovisuales cualquier usuario, esté donde esté, puede visualizar un acto cultural con tan solo pulsar un botón

Por poner el tema en perspectiva, considérese la HC relacionada con la danza. Como arte escénica, uno no puede disfrutar plenamente de una actuación de danza en un museo ni tampoco en un libro. Por norma, tal actuación solamente está al alcance del limitado público que puede acudir en persona a verla. Pues bien: el proyecto RICHES pretende ampliar la accesibilidad de esta modalidad escénica de la HC empleando tecnologías audiovisuales para grabar un baile y crear actuaciones virtuales que cualquier usuario, esté donde esté, pueda visualizar con tan solo pulsar un botón.

Al término de su investigación, el proyecto entregó a las partes interesadas pertinentes una serie de recomendaciones políticas de base empírica, estudios de prospectiva, conjuntos de herramientas y directrices sobre mejores prácticas de cara a emprender iniciativas de cooperación. Todo ello se encuentra disponible para todos los interesados en un sitio web muy sencillo de usar.

.

Una fusión del pasado, el presente y el futuro

Los coordinadores del proyecto RICHES confían en que éste genere una repercusión muy amplia. Por ejemplo, los resultados del proyecto demuestran con claridad que la tecnología digital puede poner fin al llamado «déficit democrático» entre el creador/artista y el usuario final, lo que animaría a un mayor número de usuarios a entrar en un contacto directo y más profundo con su HC. Asimismo, el proyecto muestra que la tecnología puede fomentar interacciones de corte innovador con los distintos usuarios y públicos culturales y dar lugar a oportunidades de aprendizaje novedosas en lo que concierne a enseñar HC en los centros educativos.

Los resultados demuestran que la tecnología digital puede poner fin al llamado «déficit democrático» entre el creador/artista y el usuario final

Pero, de entre todos sus resultados, quizás el más importante sea el uso de la HC digital para promover una identidad europea común que se ponga al alcance de los numerosos y diversos colectivos que conviven en Europa. El formato digital promovido a través de la investigación realizada en el proyecto pone la HC al alcance de un público más amplio, y gracias a ello ayuda a salvar barreras físicas y poner en contacto a distintos colectivos, favoreciendo el entendimiento, creando cohesión, propiciando intercambios culturales y poniendo el acento en las similitudes.

En definitiva, RICHES no solo ha creado formas nuevas de relacionarse con la HC y experimentarla; también ha destacado el valor de los recursos digitales como medio con el que enlazar el pasado con el presente y el presente con el futuro.

.

Fuente:

Basado en información del proyecto

.