Con BEATIK, el mismo director podrá dirigir las partituras de los músicos desde su tablet

Pedro Vera: “El objetivo de Beatik es que los músicos profesionales dejen de trabajar con partituras en papel”

.

Pedro Vera es profesor de la Universidad de Jaén en el Área de Teoría de la Señal y Comunicaciones de la Escuela Politécnica Superior de Linares. Junto a parte de su grupo de investigación ha creado la empresa RevInClassic, una plataforma para cambiar el aprendizaje, la práctica y el disfrute de la música clásica. Junto a él, trabajan Miguel Ángel Pérez, músico de orquesta e Ingeniero de Telecomunicaciones, Francisco Rodríguez, Ingeniero doctorado en la UJA y Julio Carabia, profesor de la Universidad de Tecnología de Tampere (Finlandia) y doctorado por la UJA. La aplicación para tablet, Beatik, es su primera apuesta en este sentido.

Su idea: facilitar a los músicos profesionales una herramienta que permita dejar atrás las partituras en papel

.

Fuente: Universidad de Jaén

¿Qué es Beatik?

Es el nombre del primer producto que ha desarrollado nuestra empresa, RevInClassic. Se trata de una aplicación para tablet que tiene como objetivo que los músicos profesionales dejen de trabajar con partituras en papel. Su nombre se debe a la unión del nombre en inglés de compás como medida de tiempo en la música, beat, y el sonido de un golpe de reloj.

¿En qué consiste?

La propia tablet es capaz de interpretar las notas que toca el músico, de manera que sigue el compás y avanza en las páginas de la obra conforme se avanza en la partitura

Los músicos contaban con la limitación de tener que pasar la página de la partitura con la mano o, en el caso de un dispositivo digital, pulsar para desplazarse de página. Con nuestra aplicación, la propia tablet es capaz de interpretar las notas que toca el músico, de manera que sigue el compás y avanza en las páginas de la obra conforme se avanza en la partitura. Otra de sus utilidades influye en la forma de desarrollar un ensayo por parte del profesor de conservatorio o el director de orquesta. Normalmente, llevan a cabo correcciones concretas en torno a una obra, lo que enlentece el desarrollo del ensayo. Con BEATIK, el mismo director podrá dirigir las partituras de los músicos desde su tablet así como integrar comentarios en la obra de forma digital a partir de una plataforma de gestión de contenidos. Hasta ahora, no se había planteado esto en el mundo de la tecnología musical.

.

¿Cómo surgió esta idea de investigación?

Nuestro grupo de investigación lleva bastante tiempo profundizando en este tipo de tecnología. Desde hace cuatro o cinco años participamos en MIREX, un concurso internacional enfocado al procesamiento de seguimiento de partituras, en el que hemos obtenido muy buenos resultados. Nuestra forma para testear diversos algoritmos y publicar nuestras investigaciones es mediante estos eventos internacionales, ya que los resultados son publicables siguiendo este itinerario.

.

¿Cuál ha sido el papel de la Universidad de Jaén en el desarrollo de la empresa y de la app?

La Universidad de Jaén, desde el Vicerrectorado de Investigación y Relaciones con la Sociedad y la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), nos proporcionó asesoramiento para no malvender nuestra tecnología tras el interés de varias empresas de tratamiento de partituras en la nube por comprar nuestra idea. En primer lugar, para establecer un precio de mercado acorde con la calidad del producto que ofertamos y, posteriormente, cuando decidimos comercializarlo por nuestra cuenta, para indicarnos los pasos a seguir para formar una empresa. Nos ha hecho la labor de intermediación junto a Andalucía Emprende y el Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial (CADE) y nos ha dado todas las facilidades para instalarnos en el vivero de empresas ubicado en el Campus Científico Tecnológico de Linares. Desde septiembre del año pasado, RevInClassic es una realidad.

.

¿Qué aporta de novedoso a la tecnología musical ya existente?

El director puede señalizar el compás exacto al que quiere dirigirse y monitorizar las partituras de sus músicos

Para el músico individual, los conservatorios o las orquestas, la aplicación ofrece una serie de funcionalidades específicas. Por ejemplo, a la hora de ensayar, el director suele hacer hincapié en un compás determinado. Esa indicación, obliga a los músicos de cada instrumento a pasar las diversas páginas de la obra hasta encontrar el compás en cuestión. Es como si pasases páginas de un libro hasta encontrar el capítulo que buscas y requiere un tiempo de ensayo que se pierde. De esta manera, desde Beatik, el director puede señalizar el compás exacto al que quiere dirigirse y monitorizar las partituras de sus músicos. Al igual que incluir las anotaciones y aclaraciones de estilo en torno a la partitura, sin la necesidad de hacer fotocopias o pararse a que el resto de músicos anoten esa acotación concreta App BEATIK.

Imagen: Wikipedia

Imagen: Wikipedia

.

¿Qué cambios puede traer a la industria de la música en general?

La revolución digital ha llegado prácticamente a todos los sitios. El número de libros digitales vendidos ha crecido exponencialmente en los últimos años y esto ha provocado que la sociedad vea normal su uso. Sin embargo, este hecho no ha sucedido aún en la música y las editoriales aún no venden las partituras en formato digital. No es fácil decirle al ordenador por donde va la partitura. Es parecido a las primeras versiones que hubo de transcripción de notas de voz del móvil, que funcionaban mal. Ese tipo de desarrollo tecnológico lleva mucho tiempo de trabajo detrás.

Además, en el caso de la partitura musical, hay un problema añadido. Cuando tú compras un libro, tienes plena confianza en que no contenga faltas de ortografía. Sin embargo, las orquestas tienen el problema de que necesitan de musicólogos para saber si ciertos pasajes de la obra concuerdan con el original. Por ello, los músicos solo confían en ciertas editoriales. En nuestro caso, trabajamos con versiones que, a priori, van a tener el mínimo de errores. Pero en ese caso, hay una parte importante que pertenece a la interpretación del director o del músico. Con nuestra app, puede aplicarlo de forma más fácil.

.

¿Se asemeja esta tecnología a la existencia de pedales o pulsadores que ayudan al músico para esa acción?

El tema de los pedales funciona como acelerador o freno, acorde a la velocidad de la interpretación de la melodía, pero lo que nosotros pretendemos es ir un paso más allá y que el músico se olvide del hecho de pasar de página y pueda centrarse solamente en interpretar.

.

¿Cómo se ha financiado el proyecto?

La app estará disponible en torno a septiembre y se podrá obtener de manera gratuita en la App Store de sus tablets

La financiación siempre ha sido en base a proyectos de investigación que siguen la línea de procesado de partituras musicales. Principalmente, subvencionados a nivel nacional y por la Junta de Andalucía. El prototipo de BEATIK se ha realizado en base a las ayudas del Ministerio y de la Junta de Andalucía, mientras que el desarrollo de la empresa privada se sostiene con el esfuerzo económico de los cuatro socios principales.

.

 ¿Cuándo estará disponible BEATIK para los usuarios?

La app estará disponible en torno a septiembre y se podrá obtener de manera gratuita en la App Store de sus tablets. El prototipo ya está completo, así que no se trata de un producto que se encuentra en una fase de desarrollo inicial, sino más bien tardía.

.

¿Qué supone para la Universidad de Jaén formar parte de este tipo de trabajos de innovación?

La propiedad intelectual de la tecnología es de la Universidad de Jaén, que intenta poner en valor la investigación que se está desarrollando, así como colaborar en su puesta en funcionamiento. El resultado de este tipo de investigaciones tiene como beneficio la formación de los estudiantes íntimamente ligada a la propia Universidad. También es importante respecto a la supervivencia de la empresa. Si la empresa tiene recorrido, creará puestos de empleo que van a estar en la provincia de Jaén. Quizás esto sea lo más importante y positivo si tenemos en cuenta el déficit de Jaén en el aspecto laboral.

.