Tecnología española en Marte

El sistema incluye la antena plana bidireccional y su mecanismo de apuntamiento. Las señales serán captadas en Tierra por la red de espacio profundo que consta de 3 estaciones de seguimiento en el mundo, una de ellas en Robledo de Chavela, cerca de Madrid.

Dos sistemas espaciales de Astrium volarán a bordo de ‘Curiosity’ camino de Marte

La duración del viaje será de aproximadamente 9 meses.

.

El nuevo robot de la NASA para la exploración de Marte será lanzado con un lanzador Atlas V desde Cabo Cañaveral en Florida el próximo día 25 de noviembre.

Lanzador Altlas V.

El nombre de la misión es Mars Science Laboratory (MSL) y su objetivo principal es evaluar si Marte alguna vez fue, o es todavía hoy, un medio ambiente capaz de soportar vida microbiana. En otras palabras, su misión es determinar la “habitabilidad” del planeta.

A bordo de este vehículo ‘rover’ denominado ‘Curiosity’, van integrados dos sistemas clave para la misión, desarrollados y construidos por Astrium en España.

Estos forman parte de los acuerdos bilaterales de colaboración entre la NASA, CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) y el INTA (Instituto Nacional de Técnica Aerospacial).

Por un lado, el centro de Astrium Barajas ha sido el contratista principal y constructor del sistema de antena de alta ganancia, es decir una antena con capacidad de concentrar de la energía en una sola dirección, que se encargará de hacer llegar las comunicaciones del ‘rover’ cuando éste se comunique con la Tierra desde la superficie de Marte. El sistema incluye la antena plana bidireccional y su mecanismo de apuntamiento.

Al ser una antena orientable puede moverse para apuntar directamente a la Tierra, evitando así que sea el ‘rover’ el que tenga que cambiar su orientación y ahorrando así energía.

Imagen: Astrium España.

De esta manera, se podrán comunicar los datos científicos de los diferentes instrumentos e información sobre el propio estado del ‘rover’, así como recibir las instrucciones que el vehículo precisa para llevar a cabo su misión sin necesidad de enlaces intermedios orbitadores.

Las señales serán captadas en Tierra por la red de espacio profundo que consta de 3 estaciones de seguimiento en el mundo, una de ellas en Robledo de Chavela, cerca de Madrid.

El diseño de la antena se basa en la tecnología de radiadores impresos en banda-X, desarrollada por Astrium, y que ha sido probada con éxito en anteriores satélites como Spainsat, Envisat y ahora Galileo.

.

Condiciones atmosféricas de Marte

Por otro lado, en el centro de Astrium Tres Cantos se construyó la estación meteorológica REMS (Rover Environmental Monitoring Station) que proporcionará informes diarios sobre las condiciones atmosféricas del tiempo en la región donde se encuentre el vehículo.

La estación estará equipada con múltiples sensores para medir parámetros como la presión atmosférica, humedad relativa del aire, radiación ultravioleta del sol, velocidad y dirección del viento (incluyendo movimientos verticales) y temperatura del aire y del suelo.

Con ello se pretende realizar una caracterización del clima, que junto con el estudio de la geología de Marte puedan sentar las bases para posibles misiones futuras de exploración humana. El desarrollo de la estación meteorológica ha sido dirigido el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

Antonio Cuadrado, CEO de Astrium en España comentó: “Son múltiples los retos tecnológicos que se plantean a la hora de enviar un vehículo a Marte y Astrium contribuye a afianzar el papel de Europa en el campo de la exploración espacial desarrollando esas tecnologías clave para estar presente de manera activa y exitosa en estos ambiciosos proyectos”.

Concepción artística de un "Rover" en Marte.

Las particularidades de Marte y de la misión MSL hacen que los sistemas espaciales a bordo del rover tengan unos requisitos fuera de lo habitual. Por ejemplo, algunas unidades estarán expuestas a unas temperaturas de operación entre -130º C y +50º C.

Factores externos como el polvo y el viento hacen incluso necesario diseñar protecciones específicas para algunos sensores expuestos. Asimismo, las comunicaciones no son inmediatas, las grandes distancias hacen que, a pesar de que las ondas electromagnéticas viajen a la velocidad de la luz, el retraso en la llegada de información varía bastante, debido a que luz tarda en viajar de la Tierra a Marte (o viceversa) poco más de 3 minutos en las mejores oposiciones (mínima distancia Tierra-Marte), pero en las conjunciones puede llegar a los 22 minutos.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí