Este sistema de rehabilitación doméstico se ha diseñado para ayudar al paciente a pasar de estar sentado a incorporarse y mejorar su capacidad general de movimientos.

Un sistema innovador para la rehabilitación tras un derrame cerebral

.

Actualmente se está desarrollando un innovador sistema de rehabilitación que mejore la calidad de vida de las personas que han sufrido daño cerebral sobrevenido.

WALKX es un proyecto de investigación de dos años de duración cofinanciado por la Comisión Europea a través del Séptimo Programa Marco (7PM) en el que participa de forma destacada el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV).

Imagen: IBV

Este sistema de rehabilitación doméstico se ha diseñado para ayudar al paciente a pasar de estar sentado a incorporarse y mejorar su capacidad general de movimientos. Su finalidad es incrementar la autonomía de los pacientes, sobre todo de los que han sufrido un ictus (accidente cerebrovascular), la causa más común de discapacidad grave entre la población adulta europea.

Aproximadamente el 75 % de las víctimas sobreviven, pero una proporción elevada de estos pierde la capacidad de vivir de forma independiente en su propio hogar.

La rehabilitación y la hospitalización de estas personas representan una importante carga económica en la Unión Europea que ronda los 34 000 millones de euros al año. En la actualidad, la incidencia anual es de aproximadamente dos por cada mil habitantes en la UE, cifra que previsiblemente se duplicará en cincuenta años debido al envejecimiento de la población.

Según explicó Ignacio Bermejo, director de innovación de mercado del IBV: «Se producirá un arnés de apoyo controlable y que estabilice la parte superior del cuerpo. En el tramo inicial del proceso de rehabilitación se usará con la supervisión de un terapeuta, pero el apoyo físico necesario por parte de terapeutas será mucho menor. De esta forma se pretende disminuir la necesidad de ayuda de otras personas y aumentar la libertad de movimientos y autonomía personal del paciente.»

Un aspecto destacado de este equipo consiste en un arnés con puntos de sujeción en la cintura del paciente que permite regular la movilidad en la zona corporal del tronco. Asimismo, el equipo será modular y de bajo coste. Ya se han realizado las pruebas preclínicas para validar el prototipo resultante de la investigación en colaboración con el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia.

El proyecto está coordinado por la empresa noruega Made for Movement Group. Además del Instituto de Biomecánica, en esta iniciativa europea participan los centros tecnológicos Eesti Innovatsiooni Instituut (Estonia) e Innora Robotics (Grecia), así como las empresas Newtrim y MCT (Reino Unido), ENIX (Francia), Motus (Italia) y Mobile Robotics Sweden (Suecia).