¿Tenían compañía los dinosaurios?

Los terápsidos (Therapsida) son un orden de sinápsidos (incorrectamente llamados "reptiles mamiferoides", ya que no pertenecen al grupo de los reptiles), del que se cree que descienden los mamíferos/  Wikimedia - w:ru:Участник:ДиБгд (dmitrchel@mail.ru)

Descubierto un reptil gigante mamiferoide que cohabitó con los dinosaurios

 

Los dinosaurios, al parecer, tenían compañía en la Tierra prehistórica. Según un artículo publicado en la revista «Science», los dinosaurios tenían una compañía de gran envergadura cuando aparecieron en el Triásico hace entre 205 y 210 millones de años.

Cordis / Un equipo de investigadores polacos y suecos desenterraron, en Polonia, los fósiles de un bestia cuadrúpeda del tamaño de un elefante denominada «Lisowicia bojani».

El descubrimiento demuestra que los dinosaurios no eran los únicos animales gigantes terrestres en aquella época.

 

El pariente gigante herbívoro desdentado de los dinosaurios

«Consideramos que es uno de los descubrimientos de fósiles más sorprendentes pertenecientes al Triásico europeo», declaró Grzegorz Niedzwiedzki, paleontólogo de la Universidad de Uppsala (Suecia), a Reuters. «El cráneo y las mandíbulas de “Lisowicia” estaban enormemente especializados: carecía de dientes y la boca contaba con un pico córneo como el de las tortugas y los ceratópsidos».

Los restos fósiles pertenecen a una especie desconocida hasta ahora de dicinodonte, un grupo de animales del orden de los terápsidos

Los restos fósiles pertenecen a una especie desconocida hasta ahora de dicinodonte, un grupo de animales del orden de los terápsidos. Los terápsidos eran reptiles mamiferoides contemporáneos de los primeros mamíferos, cocodrilos y dinosaurios. Los dicinodontes y sus parientes fueron los ancestros de todos los mamíferos modernos, incluidos los humanos. «Durante el Triásico Superior se produjo, además del auge de los dinosaurios, la competencia de los últimos dicinodontes con los dinosaurios. Los dinosaurios acabaron ganando esta batalla evolutiva», manifestó Tomasz Sulej, paleontólogo del Instituto de Paleobiología de la Academia Polaca de las Ciencias y uno de los investigadores que participaron en el descubrimiento.

 

Los dinosaurios no fueron las únicas criaturas terrestres dominantes hace 200 millones de años

Los investigadores analizaron unas cien muestras óseas y presentaron los primeros indicios de la coetaneidad entre dicinodontes gigantes y grandes dinosaurios herbívoros. «Lisowicia», el animal terrestre no dinosaurio más grande vivo en aquella época, era un 40 % mayor que cualquier otra especie similar. Andaba erguido y sus dimensiones eran de 4,5 metros de largo, 2,6 metros de alto y unas 9 toneladas de peso. «Lisowicia» vivió cerca de 10 millones de años después de que lo hicieran los dicinodontes descubiertos hasta ahora. Su crecimiento también era rápido, similar al de dinosaurios y mamíferos.

«Lisowicia», el animal terrestre no dinosaurio más grande vivo en aquella época, era un 40 % mayor que cualquier otra especie similar

En un artículo publicado en el sitio web de la Universidad de Uppsala, el doctor Niedzwiedzki explicó la investigación con más detalle: «Los dicinodontes fueron unos animales extraordinariamente exitosos en el Triásico Superior y Medio. “Lisowicia” es el dicinodonte más joven y el tetrápodo terrestre no dinosaurio más grande del Triásico. Querer saber cómo alcanzaron los dicinodontes su enorme tamaño es algo completamente lógico. “Lisowicia” es enormemente interesante debido a que obliga a replantearse muchas de las ideas mantenidas hasta ahora sobre los “reptiles mamiferoides” del Triásico».

 

Nuevas hipótesis sobre el amanecer de la era de los dinosaurios

En declaraciones al «Daily Mail», el doctor Sulej indicó: «El descubrimiento de “Lisowicia” cuestiona las ideas que se poseen sobre la historia de los dicinodontes, parientes triásicos de los mamíferos. También plantea muchas dudas sobre qué hizo que tanto estos animales como los dinosaurios crecieran tanto. El descubrimiento de una especie nueva tan importante es un descubrimiento único en la vida».

«Lisowicia» añade una capa más de fascinación a un período de por sí interesante y fundamental para la historia de la vida en la Tierra. Pero determinar su sitio en el árbol de la evolución será una labor en la que los paleontólogos habrán de seguir trabajando.

Fuente: 

Basado en artículos aparecidos en medios de comunicación

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí