Titanic

Untergang der Titanic (El hundimiento del Titanic), grabado de Willy Stöwer. / Wikimedia

Tal día como hoy… 14 de abril de 1912 el Titanic se hundía

 

El 14 de abril de 1912, a las 23:40h, el ‘RMS Titanic’ chocaba con un iceberg mientras realizaba su viaje inaugural cubriendo la ruta entre Southampton y Nueva York. A las 2:20h de la madrugada siguiente, dos horas y cuarenta minutos después, se hundía completamente. Murieron 1517 personas de las 2223 que viajaban a bordo, entre pasajeros y tripulación.

 

CV / El Titanic fue el mayor barco del mundo en el momento de ser botado. Fue construido entre 1909 y 1912 en los astilleros de la Hardland & Wolff de Belfast, en Irlanda del Norte, por encargo de la compañía White Star Line. Fue el segundo de los tres barcos de la clase Olympic construidos por esta naviera. Previamente se había botado el ‘RMS Olympic’ (1911), que fue el mayor hasta la botadura del Titanic. El tercero de la clase fue el ‘HMHS Britannic’, que se encontraba en fase inicial de construcción cuando se hundió el Titanic, y que no fue botado hasta febrero de 1914. Se decía que era inhundible.

Zarpó de Southampton el 10 de abril de 1912 / Wikimedia

Zarpó de Southampton el 10 de abril de 1912, dirigiéndose a Cherburgo (Francia) para recoger pasajeros, y de allí a Queenstown (Irlanda), antes de adentrarse en la que iba a ser su primera y última singladura. Llevaba casi 900 tripulantes, y entre los pasajeros de primera clase se encontraba lo más florido de la Jet-set de la época. En los camarotes y dependencias de segunda y tercera se agolpaban cientos de inmigrantes, que buscaban un futuro mejor en América. El choque con el iceberg se produjo a 600 km al sur de Terranova, 1950 km al este de Nueva York y 3430km al oeste de Oporto.

La colisión abrió varias planchas del casco por debajo de la línea de flotación, inundando cinco de los dieciséis mamparos del buque, que empezó a hundirse por proa, mientras la popa se elevaba, hasta que se partió en dos, hundiéndose irremisiblemente. Fue uno de los mayores naufragios de la historia en tiempos de paz. De acuerdo con las normas de seguridad de la época, el Titanic no llevaba botes salvavidas para todos sus ocupantes, sino solo para un tercio de su capacidad total. El protocolo de «las mujeres y los niños primero» se cumplió solo parcialmente en lo que respecta a pasajeros de primera. La mayor parte de víctimas fueron pasajeros que viajaban en tercera clase.

La colisión abrió varias planchas del casco por debajo de la línea de flotación, inundando cinco de los dieciséis mamparos del buque, que empezó a hundirse por proa

La oficialidad y la tripulación del Titanic era competente y experta, pero concurrieron varias circunstancias adversas, como el reclamo propagandístico de la empresa, que pretendía batir el récord de tiempo de la ruta, la niebla que dificultaba la visibilidad, el retraso en lanzar la alarma por telégrafo… Posteriormente, también se ha dicho que el acero del casco no era de la calidad que hubiera debido ser… Los que no consiguieron subirse a una barca de salvamento, murieron en el interior del casco o por hipotermia al contacto con las gélidas aguas. Se da el caso, anecdótico entre tanta tragedia, de un cocinero que tras acabar el servicio se emborrachó como una cuba, y sobrevivió a las frías aguas gracias precisamente a su estado beodo.

El plegable D, uno de los botes con supervivientes del Titanic a punto de ser rescatados por el Carpathia. / Wikimedia

El naufragio del Titanic causó una profunda conmoción social, también en gran parte por algunos muertos ilustres. No fue el caso del presidente de la naviera White Star Line, que viajaba a bordo y fue de los primeros en subirse a un bote y largarse. Fue acusado posteriormente de cobardía y condenado al ostracismo social. Los supervivientes fueron rescatados por el buque RMS Carpathia, que estaba en las proximidades y captó la señal de auxilio.

Con frecuencia se ha utilizado en hundimiento del Titanic como metáfora del hundimiento de la Belle Époque, que concluiría dos años después con el estallido de la I Guerra Mundial

Con frecuencia se ha utilizado en hundimiento del Titanic como metáfora del hundimiento de la Belle Époque, que concluiría dos años después con el estallido de la I Guerra Mundial. Y algo de esto hay, sin duda, al menos en la medida que el Titanic ciertamente era la reproducción en un microcosmos del mundo que lo había construido, una sociedad estamentaria, rígidamente compartimentada en clases sociales, regida por un modelo aristocrático heredado por la sociedad burguesa del momento, que reflejaba esta división según la procedencia social en la distribución de en camarotes, comedores y espacios hasta el último detalle. En este sentido, sí, el Titanic es sin duda una muy buena metáfora de una sociedad que acabó como él, pagando mayormente los mismos tanto en un caso como en el otro: los centenares de pasajeros de segunda y tercera clase en el naufragio –además de los tripulantes-, y los millones de soldaditos de a pie que se dejaron la vida en los campos de batalla y las trincheras de la guerra que se avecinaba.

En 1985, el pecio del Titanic fue localizado por el oceanógrafo Robert Ballard a una profundidad de 3784 metros. Desde entonces, se han rescatado numerosos objetos que se han exhibido en exposiciones y museos por todo el mundo.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí