Tolerancia a la ambigüedad: del yo al nosotros

Cuando se coopera con alguien, no se suele saber inequívocamente cuál es la probabilidad de que la otra persona coopere contigo o no / Pixabay

La tolerancia a la ambigüedad es un factor clave que determina las decisiones sociales de cooperación

.

La revista Nature Communications, publica un artículo en el que muestra la relación entre la tolerancia a la ambigüedad de las expectativas futuras y las decisiones sociales de carácter colaborativo. El objetivo de la investigación ha sido investigar si las actitudes de incertidumbre puramente individual comparten ciertos rasgos con las decisiones sociales que comportan confiar y cooperar con los demás. 

.

UPF / El trabajo ha sido llevado a cabo por Marc-Lluís Vives, investigador del Centro de Cognición y Cerebro (CBC), en el Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) de la UPF, conjuntamente con Oriel FeldmanHall, investigadora del Departamento de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicosociales de la Universidad de Brown (EE.UU.).

“Las actitudes individuales de incertidumbre pueden ser útiles para predecir las decisiones prosociales y colaborativas”

Según explica Marc-Lluís Vives “El argumento del que hemos partido ha sido el siguiente: confiar en los demás conlleva por definición cierto grado de incertidumbre, dado que nunca podemos estar al 100% seguros de que esta confianza nos será correspondida. Por lo tanto, si esta característica de las relaciones sociales es relevante, nuestra hipótesis ha sido pensar que las actitudes individuales de incertidumbre pueden ser útiles para predecir las decisiones prosociales y colaborativas”.

Los autores han hecho uso de una distinción clásica en Economía entre dos tipos posibles de incertidumbre: el riesgo y la ambigüedad. En el primer caso, la persona conoce de manera explícita las probabilidades de los resultados; en el segundo caso, no las conocen. La hipótesis de los investigadores era que las interacciones sociales son más parecidas a la ambigüedad que el riesgo: cuando se coopera con alguien, no se suele saber inequívocamente cuál es la probabilidad de que la otra persona coopere contigo o no. En concordancia con su hipótesis, los resultados evidencian que las decisiones prosociales sólo están relacionadas con las actitudes de ambigüedad, y no con las de riesgo.

.

Se han utilizado diversos paradigmas clásicos de la teoría de juegos

En la parte experimental de la investigación, los autores han empleado diversos paradigmas clásicos de la teoría de juegos en la que los participantes han tenido que tomar decisiones de carácter colaborativo: public  goods game;  trust game y prisoner’s dilemma. Con anterioridad, los autores evaluaron las actitudes de ambigüedad y riesgo de cada participante mediante una tarea en la que debían decidir si querían jugar a la lotería o si preferían obtener un premio seguro (5 €). Después de esta tarea, los participantes pasaban a los juegos colaborativos mencionados, y los investigadores se fijaban en si las actitudes calculadas en la tarea inicial estaban relacionadas con las decisiones tomadas en los juegos de cooperación propuestos. Los autores del trabajo realizaron tres experimentos de este tipo.

Los resultados llevan a considerar que las normas sociales fueron creadas precisamente para reducir esta ambigüedad social

En el primer experimento se pudo constatar que, aquellas personas que son más tolerantes a la ambigüedad también deciden cooperar más.

En el segundo experimento encontraron que, las actitudes de ambigüedad están relacionadas con el comportamiento en los juegos, como el Trust game.

Finalmente, en el tercer experimento aunque aquellas personas más tolerantes a la ambigüedad también deciden cooperar más, se ha podido observar que, una vez se desvela la ambigüedad de lo que hará la otra persona, esta relación de cooperación desaparece.

Estos resultados invitan a pensar que, “la tolerancia a la ambigüedad es un factor clave que determina nuestras decisiones sociales de cooperación y de colaboración”,  explica Vives. “Y que sólo cuando tenemos información clara sobre qué podemos esperar de la otra parte, esta asociación desaparece”, concluyen los autores.

Además, los resultados llevan a considerar que las normas sociales fueron creadas precisamente para reducir esta ambigüedad social, con lo cual se abre la posibilidad de orientar la investigación futura a demostrar que, un entorno en el que se conocen de manera clara las normas esperadas puede tener un efecto positivo sobre aquellas personas especialmente propensas a tener aversión a la ambigüedad.

.

Referencia bibliográfica: 
Marc-Lluís VivesOriel FeldmanHall (2018), “Tolerance to ambiguous uncertainty predicts prosocial behavior”, Nature Communications, 12 de junio, DOI: 10.1038 / s41467-018-04631-9.

 

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí