Del 24 al 31 de mayo se celebra la XIII semana sin humo

Un 5% de los trabajadores dejó de fumar con la ley antitabaco

.

SINC / Un estudio pionero, realizado por la Sociedad de Prevención de Ibermutuamur (mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social), analiza el consumo de tabaco en la población trabajadora durante los primeros meses de aplicación de la Ley 42/2010, que amplía la prohibición de fumar a la práctica totalidad de espacios públicos cerrados, incluidos bares y restaurantes.

La entrada en vigor de la ley ha provocado una progresiva reducción del consumo de tabaco entre la población laboral. Imagen: SINC.

Entre el 1 de julio de 2009 y el 30 de junio de 2011, se valoró la evolución del porcentaje de fumadores y del consumo de tabaco de 413.473 trabajadores de todas las edades y ocupaciones. Las conclusiones se publican este mes en la Revista Española de Salud Pública.

“Los resultados sugieren que la entrada en vigor de la ley se ha acompañado de una progresiva reducción del porcentaje de fumadores y de la magnitud del consumo entre la población laboral”, explica a SINC Carlos Catalina-Romero, experto en tabaquismo y psicólogo clínico de Ibermutuamur.

En concreto, el porcentaje global de fumadores disminuyó un 5% entre los trabajadores que acudieron a realizarse un reconocimiento médico a lo largo del periodo de estudio (de un 40,3% a un 35,3%).

Asimismo, entre los trabajadores que continuaron fumando, se produjo una reducción de la cantidad de tabaco consumida. Esta disminución afectó a hombres y mujeres de todas las edades y ocupaciones.

Los profesionales de la hostelería, uno de los colectivos profesionales que con la nueva normativa entran por vez primera a ser objeto de la protección frente a la exposición al humo ambiental del tabaco en el lugar de trabajo, también se están beneficiando de su impacto colateral sobre el consumo.

“Nuestros datos sugieren que el progresivo endurecimiento de la prohibición de fumar en lugares públicos estaría resultando una medida extraordinariamente útil en la lucha contra la epidemia tabáquica en nuestro país”, subraya el experto. “Los grandes determinantes poblacionales del abandono del tabaco son las políticas regulatorias y fiscales”.

.

Protección frente al humo

La Ley 28/2005 de medidas sanitarias frente al tabaquismo supuso un hito en España en relación con la protección frente a los efectos del humo ambiental del tabaco. Uno de los cambios fundamentales consistía en la prohibición de fumar en muchos de los espacios públicos cerrados, incluyendo gran parte de los centros de trabajo.

“El éxito incuestionable de las medidas adoptadas, unido a los resultados obtenidos por un enfoque tibio de la prohibición en bares, restaurantes y otros lugares de ocio, motivaron un nuevo desarrollo de la normativa antitabaco en España con la Ley 42/2010”, indica Carolina-Romero.

La evolución del consumo de tabaco entre la población trabajadora española es importante porque constituye un amplio segmento de la población fumadora; permite valorar la verdadera eficacia de los sucesivos desarrollos normativos; y que tiene como principal novedad la prohibición de fumar en locales de ocio cerrados.