Tras la formación de un embrión

En este estudio el equipo observó y registró nuevos aspectos del desarrollo embrionario tras los primeros cuatro días de crecimiento.

El desarrollo embrionario, a estudio

.

Investigadores del Reino Unido han identificado un proceso vital en las primeras fases de desarrollo embrionario en mamíferos. Además han creado una herramienta capaz de imitar el tejido blando del útero mamífero en el que se implanta el embrión. Los resultados podrían conducir al desarrollo de tratamientos nuevos para distintas afecciones.

La investigación se publicó en Nature Communications y recibió fondos del proyecto MASC («Materiales que imponen una arquitectura en poblaciones de células madre»), financiado con 2,3 millones de euros mediante una subvención del Consejo Europeo de Investigación (CEI) al amparo del Séptimo Programa Marco (7PM) de la UE.

Dirigido por el profesor Kevin Shakesheff de la División de Administración de Fármacos e Ingeniería de Tejidos de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), este estudio innovador logró observar aspectos inéditos del desarrollo embrionario. El equipo observó en tiempo real el proceso de crecimiento entre los días cuarto y octavo, una fase vital del desarrollo embrionario.

«Gracias a nuestros materiales y técnicas exclusivos hemos aportado a nuestros colegas una imagen sin precedentes del increíble comportamiento de las células en esta fase vital del desarrollo de un embrión», afirmó el profesor Shakesheff. «Confiamos que este trabajo sirva para desvelar nuevos secretos que mejoren los tratamientos médicos destinados a la regeneración de tejidos y ofrezca nuevas posibilidades de progreso en las técnicas de fertilización in vitro. De cara al futuro confiamos en desarrollar más tecnologías que permitan a expertos en la biología del desarrollo comprender el proceso de formación de tejidos.»

.

«Creció a partir de una única célula»

Hasta ahora se había logrado cultivar un óvulo fertilizado durante cuatro días desde su fase unicelular hasta la de blastocito, pero no se había logrado aclarar con precisión qué sucedía a partir de entonces. En este estudio el equipo observó y registró nuevos aspectos del desarrollo embrionario tras los primeros cuatro días de crecimiento.

Observaron el primer paso en la formación de la cabeza en el que células pioneras recorren una distancia larga dentro del embrión. Asimismo identificaron cúmulos de células extraembrionarias que señalan el punto en el que ha de formarse la futura cabeza.

Los investigadores averiguaron la manera en la que las células surgen de una o dos células durante la fase de blastocito antes de migrar a la posición en la que señalan el desarrollo de la cabeza.

«Cualquiera que lea este artículo puede afirmar que creció a partir de una única célula», observó el profesor Shakesheff. «A las pocas semanas de formarse el embrión se distinguen y comienzan a funcionar todos los tejidos y órganos principales. Si fuese posible controlar esta interesante capacidad del organismo humano para autogenerarse, podríamos diseñar nuevos tratamientos médicos capaces de curar enfermedades intratables en la actualidad. Por ejemplo, las enfermedades y defectos del corazón podrían eliminarse si fuese posible recrear el proceso de formación y conexión a los sistemas sanguíneos y nerviosos del músculo cardíaco.»

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí