Alcamí precisó que las nuevas líneas de investigación frente al VIH se basan en la caracterización de los anticuerpos de gran actividad frente al virus, presentes en el cinco por ciento de los pacientes infectados.

“La ciencia trabaja contrarreloj para desarrollar una vacuna definitiva del Sida”

.

El coordinador de la Red de Investigación en Sida del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, José Alcamí, ha asegurado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) que la ciencia trabaja contrarreloj para desarrollar una vacuna definitiva en la prevención del virus basada en las defensas naturales del organismo.

Así lo expuso durante una rueda de prensa celebrada con motivo de su participación en el Encuentro ‘Vacunas para el siglo XXI’ en la que también intervino el jefe del Servicio de Microbiología del Hospital  Clínico Universitario de Valladolid, Raul Ortiz de Lejarazu, y el coordinador del Grupo de Estudio de Vacunación en el Adulto (GEsVA), Ramón Cisterna.

Alcamí explicó que el desarrollo de una vacuna frente al Sida es un gran desafío para el siglo XXI y reconoció que la historia de fracasos que caracterizaba estas investigaciones ha dado un giro. En este sentido, el coordinador explicó que, hoy en día, los científicos conocen mucho mejor el virus, entienden por qué han fracasado experiencias anteriores y esto, a su juicio, permitirá encontrar vacunas más eficaces.

“Los modelos de vacuna con los que hemos tenido grandes éxitos en otras enfermedades infecciosas no sirven para un virus que tiene nuevos mecanismos de escape”, precisó Alcamí, para quien las nuevas líneas de investigación frente al VIH se basan en la caracterización de los anticuerpos de gran actividad frente al virus, presentes en el cinco por ciento de los pacientes infectados.

Asimismo, Alcamí recordó que tras el reto científico que permitirá la obtención del tratamiento, habrá que enfrentarse al desafío de hacerlo accesible a todos los pacientes de los distintos continentes, especialmente a los del cono sur africano donde existe, dijo, una incidencia catastrófica.

Por su parte, el coordinador del Grupo de Estudio de Vacunación en el Adulto (GEsVA) y director del curso celebrado en la UIMP reivindicó el papel fundamental que tienen los medios para hacer llegar a la población el valor de las vacunas. Ciencia y comunicación tienen que caminar de la mano para terminar con la mala sinergia desarrollada en los últimos años, apuntó Cisterna quien consideró las vacunas como la intervención médica que más ha ayudado a disminuir el número de enfermedades en los últimos años.