Vincent van Gogh (1853-1890) fue un adelantado a su tiempo al utilizar el color para representar estados de ánimo y emociones en lugar de emplearlos de forma realista. El amarillo de cromo, por ejemplo, le permitió alcanzar la intensidad que poseen sus series de girasoles, según indican los investigadores.

Una tecnología sofisticada desvela el misterio de los colores de van Gogh

.

 Van Gogh pintando girasoles, 1888. Paul Gauguin.

Van Gogh pintando girasoles, 1888. Paul Gauguin.

Los cuadros de Vincent van Gogh son más apagados que cuando se pintaron, pero hasta ahora nadie había averiguado la razón. Un equipo científico internacional ha descubierto que la luz solar es probablemente la responsable de provocar una reacción química en el amarillo de cromo utilizado por el maestro postimpresionista neerlandés que provoca su transformación en un marrón apagado. Los resultados se han publicado en un artículo de la revista Analytical Chemistry.

El equipo, dirigido por expertos de Bélgica, Italia y Países Bajos, utilizó microscopía de rayos X supersensible en la Instalación Europea de Radiación Sincrotrónica (ESRF, Francia) y el Sincrotrón Alemán de Electrones (DESY), así como radiación infrarroja, electrones y rayos X en las universidades de Amberes (Bélgica) y Perugia (Italia) para desvelar el mecanismo que ha convertido con el paso del tiempo los amarillos brillantes de las pinturas más importantes de van Gogh y de otros artistas de renombre del siglo XIX en tonos apagados y difuminados. De esta investigación se desprende la necesidad de proteger las pinturas afectadas de la luz solar y la ultravioleta en la medida de lo posible.

«La conservación de obras maestras siempre ha sido de importancia para cualquier italiano», explica Letizia Monico, de la Universidad de Perugia y autora principal del artículo. «Me alegra que la ciencia haya añadido una pieza más al rompecabezas que genera tantos problemas en tantos museos», añade la Sra. Monico, doctorando y química italiana que trabajó durante un año con Koen Janssens, de la Universidad de Amberes e investigador principal de este estudio.

El empleo de herramientas innovadoras ayudó al equipo a resolver este fascinante enigma. Mediante un haz de rayos X de dimensiones microscópicas desvelaron una reacción química compleja generada en la frontera extremadamente delgada que separa la pintura del barniz. Los expertos indican que la luz solar es capaz de penetrar apenas unas pocas micras en la pintura, pero incluso esta distancia tan pequeña provoca una reacción química hasta ahora desconocida que convierte el amarillo de cromo en un pigmento marrón. Como resultado se genera un cambio en la composición original.

.

El amarillo de los girasoles

Vincent van Gogh (1853-1890) fue un adelantado a su tiempo al utilizar el color para representar estados de ánimo y emociones en lugar de emplearlos de forma realista. El amarillo de cromo, por ejemplo, le permitió alcanzar la intensidad que poseen sus series de girasoles, según indican los investigadores.

Se sabe desde hace tiempo que el amarillo de cromo se oscurece cuando se expone al Sol. No obstante, no todas las pinturas se ven afectadas e incluso la velocidad del proceso varía de una a otra. Los artistas de mediados del siglo XX utilizaron colores alternativos debido a la toxicidad del amarillo de cromo, pero van Gogh se vio obligado a trabajar con aquello que tenía a su disposición.

Jarro con girasoles. Vincent Willem Van Gogh.

Jarro con doce girasoles. Vincent Willem Van Gogh.

El amarillo de cromo favorece la conservación y su popularidad está creciendo de nuevo. Por esta razón el equipo empleó un método de dos etapas para resolver el enigma. En primer lugar recogieron muestras de tres tubos de pintura históricos y las sometieron a un proceso de envejecimiento artificial durante 500 horas utilizando una lámpara ultravioleta. Se centraron en una de las muestras, extraída de un tubo de pintura que perteneció al flamenco Fauvist Rik Wouters (1882-1913). El análisis de última generación reveló que el oscurecimiento de la capa superior estaba relacionado con una reducción del cromo contenido en el amarillo de cromo: de Cr(VI) a Cr(III). El equipo también reprodujo el amarillo de cromo de Wouters y descubrió que la luz ultravioleta podría ser la causa del oscurecimiento.

En segundo lugar se utilizaron los mismos métodos para evaluar muestras derivadas de zonas afectadas de dos pinturas de van Gogh: Vista de Arles con iris (1888) y Ribera del Río Sena (1887), expuestas en la actualidad en el Museo van Gogh de Amsterdam. Su investigación sugirió que la reacción de reducción del Cr(VI) a Cr(III) se ha producido en ambas pinturas de van Gogh. El haz de microscopía de rayos X también indicó que el Cr(III) era especialmente destacado en presencia de compuestos químicos que contenían bario y azufre. El equipo entiende que la técnica de van Gogh de mezclar blanco y amarillo podría ser responsable del oscurecimiento de su pintura amarilla.

«Este tipo de investigación vanguardista es clave para aprender más sobre el envejecimiento de las pinturas y su conservación para las generaciones venideras», indica Ella Hendriks del Museo van Gogh de Amsterdam.

En relación a sus próximos planes, el Dr. Janssens indica que: «Tenemos preparados más experimentos. Obviamente queremos entender qué condiciones favorecen la reducción del cromo y si existe la esperanza de devolver los pigmentos a su estado original en pinturas en las que ya se está produciendo esta reacción.»

.

Información complementaria sobre el pintor:

Artsy.net

.