Tratado de Berlín

Congreso de Berlín / Imagen: Wikimedia / Anton von Werner

Tal día como hoy… 23 de julio de 1878 se firmaba el Tratado del Congreso de Berlín

.

El 23 de julio de 1878 se firmaba el Tratado del Congreso de Berlín entre las grandes potencias europeas en dicha ciudad. Los acuerdos establecían un nuevo juego de equilibrios y reparto de influencias en el cuadrante sudoriental europeo: los Balcanes. Se firmó con la pretensión de darle carpetazo a la llamada «Cuestión de Oriente», pero en la práctica propició un escenario que provocó el estallido de la I Guerra Mundial.

.

CV / Desde el punto de vista de la política internacional, el Congreso de Berlín supuso la presentación en sociedad de la anfitriona, Alemania, como gran potencia. Bajo la férula del «canciller de hierro» Otto von Bismark (1815-1898) Prusia se había hecho con el control del mundo germánico tras expulsar a Austria, y tras derrotar a Francia en 1870, había proclamado el Imperio alemán –el II Reich- en la Sala de los Espejos del Palacio de Versalles. Fue la estrella del Congreso.

Los acuerdos establecían un nuevo juego de equilibrios y reparto de influencias en el cuadrante sudoriental europeo: los Balcanes

Bismark era un hombre plenamente «mitteleuropeo». Su concepción de la política internacional funcionaba a partir de esquemas continentales y estaba poro interesado en políticas coloniales ultramarinas. Su objetivo era consolidar la hegemonía alemana en Europa. Sabía que contaba con la enemistad francesa, y también que estaba en números rojos con la mayoría de países europeos por las anteriores guerras libradas. Postulaba una política de apaciguamiento que le evitara el enfrentamiento con Gran Bretaña y Rusia. Lo consiguió solo parcialmente.

La «Cuestión de Oriente» había empezado con la decadencia del Imperio otomano y la independencia de Grecia, prosiguiendo con la Guerra de Crimea y las ruso-turcas, que supusieron la sucesiva entrada en escena de países que, desde el siglo XV habían estado ocupados por los otomanos en la zona de los Balcanes: Serbia, Bulgaria, Rumanía, Grecia… todo ello en un contexto de conflicto entre Rusia y Turquía, por un lado, y con Inglaterra jugando distintas cartas según el caso.

Europa suroriental después del Congreso de Berlín / Wikimedia

.

La nueva Alemania unificada era vista con recelo por su formidable potencial y por la agresividad mostrada por los prusianos durante el proceso de unificación. Los más alarmados eran Francia y Rusia. Y Bismark decidió jugar a estadista propiciando un statu quo que tranquilizara a sus potenciales enemigos y a la vez consolidara su propia posición. Si iba a haber una nueva guerra tarde o temprano, ésta sería nuevamente con Francia. Y se trataba de evitar que Rusia y Gran Bretaña intervinieran en ella…

En la práctica fue un triunfo de la diplomacia británica, que deseaba impedir la desintegración europea de Turquía para evitar el progreso ruso

Participaron en el Congreso Gran Bretaña, el Imperio Austro-húngaro, Italia, Alemania, Rusia, Francia, Alemania, que llevaron lógicamente la batuta, además de los países balcánicos implicados directamente: el Imperio otomano, Grecia, Rumanía, Serbia y el Principado de Montenegro, así como delegados de países fácticamente independientes, pero teóricamente protectorados rusos o turcos, como Bulgaria o Rumanía.

En la práctica fue un triunfo de la diplomacia británica, que deseaba impedir la desintegración europea de Turquía para evitar el progreso ruso. El resultado fue lo que posteriormente se conoce como «balcanización». Bulgaria se dividió en dos partes, una autónoma bajo protección rusa y otra vasalla del Imperio otomano. Austria-Hungría se anexionó Bosnia-Herzegovina, y Serbia se unió a Montenegro reforzando sus vinculaciones con Rusia. Armenia pasó al Imperio otomano y Chipre al británico.

Lo único que se consiguió fue crear un polvorín repleto de resentimientos dispuestos a estallar en cualquier momento. Luego vinieron las guerras balcánicas…

Otro 23 de julio, el de 1914, 36 años después. Austria-Hungría enviaba a Serbia su ultimátum por el atentado de Sarajevo. La I Guerra Mundial estaba servida.

.

También un 23 de julio se cumplen estas otras efemérides

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí