Tratados de Roma

Salón donde se realizó la firma / Wikimedia - Hadi - "GNU-FDL" ( Hadi en http://de.wikipedia.org/w/index.php?title=Bild:Rom_eu.JPG&oldid=7230350 )

Tal día como hoy… 25 de marzo de 1957 se firmaban los Tratados de Roma

 

El 25 de marzo de 1957 se firmaban los Tratados de Roma, que dieron lugar al nacimiento de la Comunidad Económica Europea –o Mercado Común-, hoy Unión Europea. Los firmantes y primeros miembros fueron Francia, República Federal de Alemania, Italia, Holanda, Luxemburgo y Bélgica.

 

CV / Casi podríamos decir que desde Carlomagno con su intento de restaurar el Imperio romano de occidente, la idea de una cultura común europea ha estado siempre presente, generando tantos entusiasmos como rechazos. Por lo general, cualquier proyecto político pasó, sobre todo desde el siglo XVI, por la hegemonía de alguna dinastía o, más modernamente, de algún país que hegemonizara el Continente manu militari.

La hegemonía europea en el mundo desde el siglo XVI había sido más bien la de algún país europeo, casi siempre en disputa con algún otro, también europeo

La hegemonía europea en el mundo desde el siglo XVI había sido más bien la de algún país europeo, casi siempre en disputa con algún otro, también europeo, que acababa relevándole: España, Francia, Inglaterra, Alemania… Esta situación se había mantenido en su inestable estabilidad hasta la I Guerra Mundial, cuando el centro económico y político empezó a desplazarse.

Con el final de la II Guerra Mundial, aparecieron las dos nuevas superpotencias que eran en realidad las que la habían ganado: Los EEUU y la URSS. Por su parte, Europa acabó en ruinas, dividida en dos zonas de influencia controladas por los vencedores, y con los inevitables y seculares rencores y odios heredados entre vencedores y vencidos en una guerra que había costado 50 millones de muertos. Había dejado de ser el centro económico y político. Pero algunos hombres supieron ver que si no se había sabido aprender las lecciones de la I Guerra Mundial, las de la segunda no dejaban opción, y había que poner manos a la obra si Europa, acaso por primera vez entendida como tal, no quería quedar relegada a un papel cada vez más anecdótico y subsidiario. Y los hubo entre vencedores y vencidos: Robert Schumann, Jean Monnet, Konrad Adenauer…

En 1951 se había firmado el Tratado de París, que dio lugar a la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero

En 1951 se había firmado el Tratado de París, que dio lugar a la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Era un tratado basado en el derecho internacional, pensado para poner las bases de una cooperación mutua que coadyuvara a la reconstrucción de las economías de los países firmantes y que, a la vez, evitara una nueva guerra en Europa garantizando una paz duradera entre unos países que durante prácticamente los últimos mil años habían estado luchando entre ellos. Lo subscribieron los mismos países que, seis años después, en la efeméride que hoy conmemoramos, firmaron los Tratados de Roma, considerados la carta fundacional de lo que hoy es la Unión Europea.

Los Tratados de Roma fueron dos. El primero creó la CEE –Comunidad Económica Europea-, estableciendo una unión económica a partir de la eliminación y regulación de aranceles y aduanas entre los países firmantes. El segundo dio lugar a la Comunidad Europea de la Energía Atómica. Se habló también de establecer una Comunidad Europea de Defensa y una Comunidad Política Europea, pero los intereses geopolíticos y geoestratégicos norteamericanos, por un lado, y el miedo de los estados a perder soberanía, por el otro, frustraron ambas propuestas, quedando los términos del acuerdo remitidos a cuestiones más estrictamente económicas. Pero fue sin duda un primer paso: vencedores y vencidos decidían poner las bases de una futura cooperación que repercutiera en beneficio mutuo, en lugar de optar por prepararse para una nueva guerra como habían hecho hasta entonces.

El Tratado entró en vigor el 1 de enero de 1958. Desde entonces, se le fueron añadiendo nuevos países

El Tratado entró en vigor el 1 de enero de 1958. Desde entonces, se le fueron añadiendo nuevos países. En 1962 se firmó el Tratado de Política Agrícola Común, y en 1965 se fusionaron los tres tratados, dando lugar propiamente a la Comunidad Europea. En 1979 se constituyó el primer Parlamento europeo elegido por sufragio de los ciudadanos, y este mismo años se creó el Sistema Monetario Europeo, que dio lugar, primero al ECU y finalmente al €uro como moneda común, aunque no en todos los países miembros.

En 1973 se incorporaron Irlanda, Reino Unido y Dinamarca. En 1986 accedieron al «club» España y Portugal, pasando a la «Europa de los 12». Y así sucesivamente, hasta los 28 actuales… O 27 dentro de poco, porque, no debemos olvidarlo, está el Brexit. El provincianismo sigue acechando a la espera de su oportunidad; como siempre lo hizo.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí