Tregua de Navidad

Una cruz, dejada cerca de Ypres en Bélgica en 1999, para conmemorar el sitio de la tregua de Navidad de 1914. El texto dice 1914 La tregua de Navidad de Khaki Chum 1999 85 años No olvidar. / Wikimedia

Tal día como hoy… 24 de diciembre de 1914 se producía en el frente la Tregua de Navidad

 

El 24 de diciembre de 1914 se producía en las trincheras de Ypres (Bélgica) un improvisado y espontáneo alto el fuego entre las trincheras británicas y alemanas, que acabó en partidos de fútbol, intercambio de regalos y hasta el canto conjunto de un salmo. Luego vino la represión del alto mando y, de nuevo, la guerra.

 

CV / Europa llevaba en guerra desde agosto, o desde el 28 de julio si tomamos el atentado de Sarajevo como el primer acto de la guerra. Se sabía que tarde o temprano iba a haberla, pero tampoco parece que nadie la esperara cuando estalló, al desencadenar el asesinato del heredero austro-húngaro en Sarajevo la trama de alianzas. Y todo el mundo pensaba que iba a ser una guerra corta; se equivocaron….

Europa llevaba en guerra desde agosto, o desde el 28 de julio si tomamos el atentado de Sarajevo como el primer acto de la guerra

En el frente occidental, Alemania había violado la neutralidad belga invadiendo el país, ocupándolo como zona para atacar Francia según el plan Schlieffen, pensado para dejar fuera de combate al ejército francés en cuestión de semanas. La invasión de Bélgica provocó la entrada en el conflicto de Gran Bretaña al lado de Francia y Rusia. Las cosas se les torcieron a los alemanes desde un principio. La resistencia belga fue mayor que la esperada, y los franceses habían aprendido la lección de 1870 en la Guerra Franco-prusiana.

El mariscal Joffre derrotó a los alemanes en la batalla del Marne, salvando París y obligándolos a retroceder. Se produjo entonces la llamada carrera hacia el mar, y la estabilización del frente a lo largo de un inmenso campo de trincheras entre las cuales había la tierra de nadie. Eran las primeras Navidades de la guerra, y aunque nada hacía pensarlo ya, aún muchos deseaban pensar que iba a ser una guerra corta, sobre todo los que estaban allí para morir, siempre atentos a la temible orden de «saltar la trinchera».

 

Trincheras con adornos navideños y villancicos

Había habido voces reclamando una tregua navideña, como la del papa Benedicto XV, pero los gobiernos las habían desoído. En la zona de Ypres, donde poco antes se había producido una gran batalla, la zona estaba calmada. Al atardecer del 12 de diciembre, los alemanes decoraron sus trincheras con adornos navideños y empezaron a cantar Stille Nacht –Noche de Paz-. En las trincheras británicas empezaron a cantar el mismo villancico en inglés. Al poco tiempo, ambos lados de las trincheras empezaron a desearse felices navidades.

Algunos penetraron en la tierra de nadie y empezó un intercambio de regalos

Algunos penetraron en la tierra de nadie y empezó un intercambio de regalos. La artillería no actuó, y los bandos empezaron a retirar a sus muertos de los días anteriores. En un entierro improvisado, británicos y alemanes leyeron conjuntamente unos fragmentos del Salmo 23: “El Señor es mi pastor, nada me falta. Sobre pastos verdes me hace reposar, sobre aguas tranquilas me conduce. El Señor me da nueva fuerza, me consuela, me hace perseverar. Me lleva por buen camino, por el amor de su nombre. Aunque camine por un valle oscuro, no temeré mal alguno porque Él está conmigo”.

Empezaron a organizarse partidos de fútbol entre equipos que el día anterior se habían estado matando ferozmente

La noticia corrió rápidamente por todo el frente y empezaron a organizarse partidos de fútbol entre equipos que el día anterior se habían estado matando ferozmente. Hay cartas datadas que hablan de un encuentro con victoria de los alemanes por 4 a 3. Según algunas versiones, en una zona de trincheras franco-alemanas el tenor alemán Walter Kirchhoff promovió esta confraternización cantando para ambos bandos. La tregua duró en Ypres todo el día de Navidad, puede que en otras zonas se alargara hasta Año Nuevo.

Con el regreso al frente de los altos oficiales que, con toda seguridad, habían estado pasando las Navidades en sus casas, se iniciaron las represalias contra esta inadmisible confraternización con el enemigo. Y se tomaron las medidas para que no volvieran a producirse. A partir de entonces, siempre por Navidad se ordenaron ataques de artillería que impidieran la ocupación pacífica de la tierra de nadie.

A partir de entonces, siempre por Navidad se ordenaron ataques de artillería que impidieran la ocupación pacífica de la tierra de nadie

En los campos de Flandes, cerca de Ypres, una cruz levantada en 1999 rememora la tregua improvisada como homenaje a la paz. Las películas ‘Oh!, What a lovely war’ (Richard Attemborough, 1969) y  ‘Joyeux Nöel’ (Chistian Carion, 2005), recrean cinematográficamente estos hechos.

El último superviviente de la Tregua Navideña, y veterano de la I Guerra Mundial, Alfred Anderson, falleció en Newtyle (Escocia, Gran Bretaña), el 21 de noviembre de 2005, a los 109 años de edad.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí