En relación al movimiento del 15-M el historiador confiesa no saber “cómo puede desembocar sobre una política concreta”.

Tzvetan Todorov considera que la guerra de Libia es europea

.

El historiador, filósofo, crítico y teórico literario Tzvetan Todorov ha considerado en Santander que es una verdadera pena que Europa haya entrado en la guerra de Libia bajo el pretexto de aportar la democracia. “Esta vez no podemos descargarnos de culpa hablando de lo malos que son los americanos ya que, según dijo, es una guerra europea.”

Tzvetan Todorov.

Todorov confesó ser un ferviente europeo puesto que frente a la globalización actual la única posibilidad de los estados europeos de tamaño reducido es coordinarse para representar una fuerza económica comparable a la de los Estados Unidos, China, u otras potencias emergentes. No obstante, criticó que a pesar de que el marco es el ideal, la “realidad demuestra que, desgraciadamente, los organismos europeos son bastante débiles porque los estados nacionales no quieren renunciar a sus prerrogativas”.

Así lo señaló en una rueda de prensa en la que inauguró los ‘Cursos Magistrales’ de la programación académica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con el seminario que dirige sobre ‘La Ilustración entre pasado y presente’ -patrocinado por Santander Universidades-. Además, Todorov ha inaugurado el ciclo cultural ‘Debates’ en el Paraninfo de La Magdalena.

.

Cambios sociales

Respecto a las diversas revoluciones que están teniendo lugar en los países árabes, el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2008 se mostró impresionado debido a que “en esta ocasión no han actuado bajo una influencia exterior sino que se trata de un movimiento de transformación de la sociedad que tiene una inspiración democrática. Lo veo con mucha esperanza, porque nos muestra la evolución de la sociedad, me alegro verdaderamente de este cambio”, apuntó.

Protestas en Sol (Madrid) de los "indignados 15M".

El filósofo también se refirió al movimiento del 15-M, del que dijo no saber muy bien cómo puede desembocar sobre una política concreta, a pesar de ser una llamada a valores en los que él se reconoce. A diferencia de lo que supuso el Mayo del 68 en Francia, Todorov opinó que “en España lo que buscan estas protestas no es un cambio de la actual jerarquía, sino que se rompa el orden económico que, según dijo, tapona el futuro de una generación entera”.

Preguntado por su opinión respecto a la situación de las Humanidades y las Ciencias Sociales, el crítico literario contestó que, en general, en todos los países desarrollados se les trata como al pariente pobre porque la sociedad no ve en su saber una eficacia económica. “Aquellos valores que constituyen el marco de una vida humana se marginalizan en el mundo contemporáneo, que considera que la economía tiene que reinar por encima de todo”, criticó Todorov.

Finalmente, sobre el triunfo de los partidos ultraderechistas en diversos países europeos, Todorov consideró que este apoyo ciudadano a la extrema derecha supone la gran novedad del mundo y una consecuencia perversa de la caída del Muro de Berlín que le preocupa. Además, añadió que “los nuevos partidos de la ultraderecha han cambiado de naturaleza y ahora emplean ideas populistas para acercarse al populacho”.