Concretamente, el documento establece siete directrices orientadas a los investigadores / LERU

La LERU analiza las tendencias en ciencia ciudadana y da recomendaciones a las universidades

.

La Liga de Universidades Europeas de Investigación (LERU) ha publicado un documento con el que quiere dar apoyo a las últimas tendencias en ciencia ciudadana que pueden ayudar al progreso de la ciencia y beneficiar tanto a los investigadores como a la sociedad en general. En este trabajo ha participado el profesor del Departamento de Física de la Materia Condensada Josep Perelló, director del Grupo de Investigación Open Systems de la Universidad de Barcelona.

.

UB / Con el título Citizen science at universities: trends, guidelines and recommendations, el documento de la LERU, que se presentará en una jornada en Bruselas el 7 de noviembre, analiza las tendencias en ciencia ciudadana, formula directrices para científicos y da recomendaciones a las universidades, que son las encargadas de desarrollar las políticas científicas. La LERU se alinea así con los esfuerzos de la Unión Europea para impulsar la ciencia ciudadana dentro de la agenda política relacionada con la ciencia abierta y la investigación e innovación responsables.

El documento ofrece trece recomendaciones para las universidades, las organizaciones que financian la investigación y los agentes políticos

Concretamente, el documento establece siete directrices orientadas a los investigadores. Por un lado, propone que los proyectos de ciencia ciudadana incluyan una partida específica para divulgación y para gestionar las relaciones con la comunidad, que la participación de la ciudadanía esté reconocida en las publicaciones de los resultados y que los proyectos fomenten la participación. También pide un compromiso para que los resultados sean públicos y transparentes, que estos proyectos tengan estructuras de organización y códigos de conducta adecuados, y que queden bien establecidas las condiciones de uso y el control de los datos personales de los ciudadanos que participan en ellos.

Foto: LERU

Foto: LERU

El documento ofrece trece recomendaciones para las universidades, las organizaciones que financian la investigación y los agentes políticos. Según Josep Perelló, «se quiere animar a las universidades a tener en cuenta los proyectos de ciencia ciudadana en su estructura y a dar respuesta a cuestiones como el modo en que pueden incorporar estos proyectos, con qué estándares, con qué infraestructura o con qué impacto». La LERU recomienda que se fijen criterios de calidad para los proyectos de ciencia ciudadana, que incluyan aspectos de transparencia, ética o privacidad, así como valores sociales para poder garantizar su calidad.

El documento menciona, a modo de ejemplo, proyectos de ciencia ciudadana desarrollados por los distintos miembros de la LERU. Entre ellos, destaca el proyecto de la UB Open Bee Research, una colaboración entre el grupo Open Systems y el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona en la que se utilizan las abejas urbanas como indicador de la calidad medioambiental, y en la que participan ciudadanos, científicos, técnicos y artistas. Otro de los proyectos de la UB al que se refiere el documento es el de la app RIU.net, liderado por el catedrático de Ecología Narcís Prat.

.