’Ulysses’ de Joyce

Izquierda: Cubierta de la primera edición (1922) Derecha: Joyce en Zúrich, hacia 1918. / Wikimedia

Un Ulises contemporáneo y sórdido, en un relato repleto de alegorías que es a la vez un monumento a la lengua inglesa. Gran parte de la crítica la considera la mejor novela en inglés del siglo XX. La novela está en gran medida construida sobre claves simbólicas en las cuales las analogías con la Odiseo no lo son en realidad, sino solo en apariencia.

 

CV / Dublín (Irlanda), 16 de junio de 1904. Leopoldo Bloom, un maduro publicista judío de medio pelo, desayuna riñones de cerdo fritos con manteca. Después, emprende un paseo por Dublín que le llevará todo el día, hasta el regreso a su domicilio, ya anochecido, en el número 7 de la calle Eccles, donde vive con su esposa Molly, culminando una odisea cotidiana que justifica el nombre de la novela, ‘Ulises’: el nombre latino de Odiseo, el personaje homérico que tardó diez años en volver a Ítaca después de haber estado otros diez en la Guerra de Troya.

Según parece, James Joyce escogió la fecha del 16 de junio de 1904, porque este día fue el que tuvo su primera cita con la que luego sería su pareja, Nora Barnacle

En su recorrido por Dublín, Bloom transitará también por un itinerario interior paralelo, a lo largo del cual alternará los encuentros que se irán produciendo con distintos personajes, con sus propios pensamientos y reflexiones intimistas, que le evocarán distintos episodios biográficos y su propia y sórdida inanidad existencial; con respecto a la cual, por otra parte, no parece tener ninguna intención de salir, inercialmente instalado en ella como está, hasta incluso con un cierto grado de confortabilidad. Los distintos capítulos que se irán sucediendo en la obra evocan los análogos de la Odisea, acaeciéndole a Bloom en clave simbólica.

Un Ulises contemporáneo y sórdido, en un relato repleto de alegorías que es a la vez un monumento a la lengua inglesa

Bloom alternará con dos estudiantes, uno de los cuales, Stephan Dedalus, es un joven escritor que ya aparecía en el ‘Retrato del artista adolescente’, que juega el papel de Telémaco, el hijo de Odiseo; solo que Dedalus no es su hijo, pero le evoca al que había perdido. Se encontrará también con un antiguo amor, que le llevará a pensar en su propio matrimonio desecho y en los adulterios de su mujer, barruntando incluso la idea de que Dedalus sustituyera a su actual amante, un tal Boylan. En una taberna tendrá un encontronazo con un borracho, que representa al Polifemo; visitará en el hospital a una antigua amiga que acaba de dar a luz; se masturbará en la playa observando a una joven que, luego, resulta ser coja; y tras recoger a Dedalus borracho en un prostíbulo, se lo llevará a su casa invitándole a pernoctar allí, de acuerdo con la idea que estaba pergeñando.

La novela concluye con las reflexiones de Molly, en las veces de Penélope, en la cama, mientras Bloom duerme al lado; sus temores de haberse quedado embarazada en su encuentro con Boylan de aquella tarde, tranquilizándose cuando siente que le viene el periodo; sus pensamientos vuelan entonces hacia Dedalus y fantasea con tener encuentros sexuales con él. No sabemos si las ensoñaciones de Molly acabarán llevando a feliz término la idea concebida por Bloom, porque la novela concluye con el soliloquio de Molly. El día siguiente será con toda probabilidad muy parecido…

Gran parte de la crítica la considera la mejor novela en inglés del siglo XX

En definitiva, un Ulises contemporáneo y sórdido, en un relato repleto de alegorías que es a la vez un monumento a la lengua inglesa. Gran parte de la crítica la considera la mejor novela en inglés del siglo XX. La novela está en gran medida construida sobre claves simbólicas en las cuales las analogías con la Odiseo no lo son en realidad, sino solo en apariencia. Algo así como un simbolismo épico que sirve de referencia, pero que se asienta en un nihilismo metafísico que se funda en el vacío existencial.

En homenaje a Joyce, cada 16 de junio se celebra el Bloomsday. Miles de admiradores de la novela desayunan riñones de cerdo fritos; los que se concentran en Dublín, además, recorren el trayecto seguido por Leopoldo Bloom a lo largo de la jornada, transitando por los hoy míticos escenarios que transcurren a lo largo la novela y haciendo lecturas públicas de esta.

Según parece, James Joyce escogió la fecha del 16 de junio de 1904, porque este día fue el que tuvo su primera cita con la que luego sería su pareja, Nora Barnacle.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 1 de febrero de 1771

Se publicaba en Londres la primera edición de la Encyclopaedia britannica.

Martes, 2 de febrero de 1922

Se publicaba la novela ‘Ulysses’, de James Joyce, considerada una de las obras literarias más influyentes del siglo XX.

Miércoles, 3 de febrero de 1991

En su XX Congreso, celebrado en Rímini, el Partido Comunista Italiano anuncia su disolución. Había sido fundado el 21 de enero de 1921, setenta años antes, por Antonio Gramsci y Fue el partido comunista más poderoso de Europa Occidental.

Jueves, 4 de febrero de 1789

George Washington era elegido por el Congreso primer presidente de los Estados Unidos.

Viernes, 5 de febrero de 2004

Entraba en línea la red social Facebook, creada por Mark Zuckerberg.

Sábado, 6 de febrero de 1952

Isabel II se convertía en reina del Reino Unido de Gran Bretaña tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI.

Domingo, 7 de febrero de 1861

En aguas del puerto de Alicante, Narciso Monturiol realizaba exitosamente las pruebas de inmersión del submarino Ictíneo. Pese a ello, no obtuvo ningún tipo de apoyo oficial.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí