Un fármaco reduce el consumo de alcohol y cocaína

La cocaína provoca un aumento en el consumo de alcohol del 40%

El nalmefeno, utilizado para el tratamiento del alcoholismo, es eficaz también bajo los efectos de la cocaína

.

En el año 2013, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprobó la comercialización del fármaco nalmefeno (Selincro®) para tratar el alcoholismo. Años más tarde, científicos de la Universidad de Heidelberg (Alemania) demostraron que el nalmefeno también reducía el deseo de consumir cocaína en las personas adictas a esta droga. Un estudio recientemente publicado en la revista British Journal of Pharmacology y que cuenta con la participación de Rafael Maldonado, catedrático de Farmacología en la Universidad Pompeu Fabra, demuestra que el nalmefeno reduce el deseo de consumir alcohol presente en los individuos que se encuentran bajo los efectos de la cocaína.

.

Las personas que sufren alcoholismo tienen una probabilidad siete veces mayor que el resto de la población a sufrir alguna otra adicción

UPF / Las personas que sufren alcoholismo tienen una probabilidad siete veces mayor que el resto de la población a sufrir alguna otra adicción. De hecho, entre el 50 y el 90% de las personas adictas a la cocaína lo son también al alcohol, y ya existen varios estudios que vinculan el abuso de ambas drogas con el aumento de las urgencias neurológicas y cardíacas. Científicos de la Universidad Complutense de Madrid, en colaboración con la Universidad Pompeu Fabra, la Autónoma de Barcelona y los hospitales Regional Universitario de Málaga y el Clínico de Barcelona, han estudiado los efectos que el nalmefeno puede tener sobre las personas que combinan el consumo de cocaína con el del alcohol.

La cocaína provoca un aumento en el consumo de alcohol del 40%. El equipo científico liderado por José Antonio López Moreno, investigador del Departamento de Psicobiología de la Universidad Complutense de Madrid, observó el efecto que el nalmefeno producía en ratas que habían consumido cocaína y que podían autoadministrarse alcohol. El resultado fue la reducción en un 70% del consumo de alcohol vinculado a los efectos de la cocaína.

El nalmefeno es un antagonista opioide derivado de la naltrexona
El nalmefeno es un antagonista opioide derivado de la naltrexona

Además, el equipo científico analizó algunos cambios epigenéticos asociados con el consumo de alcohol y encontraron que el nalmefeno reducía los cambios epigenéticos investigados. Gracias a este estudio genético, el equipo investigador ha descubierto la posibilidad del uso de genes epigenéticos como nuevos biomarcadores del consumo de alcohol: las histonas deacetilasas, unas proteínas que regulan el silenciamiento de muchos genes. El consumo abusivo de alcohol provoca un incremento en la expresión de las histonas deacetilasas en sangre periférica. Este incremento se ve mermado tras el tratamiento con nalmefeno.

El nalmefeno es un antagonista opioide derivado de la naltrexona. Su acción es más eficaz que ésta y por ello constituye una buena alternativa para el tratamiento del alcoholismo. El fármaco comercializado del nalmefeno, el Selincro®, ha resultado ser también efectivo para evitar la reincidencia de las personas adictas a la cocaína. Los resultados obtenidos por este estudio otorgan una propiedad farmacológica más al nalmefeno, otorgándole utilidad en ciertos casos de adicción.

Rafael Maldonado, líder del Laboratorio de Neurofarmacología del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud (DCEXS) de la UPF, ha participado en este estudio dentro del marco del  proyecto colaborativo de investigación entre ambas instituciones financiado por The European Foundation for Alcohol Research (ERAB-EA-1221).

.

Trabajo de referencia:

Javier Calleja-Conde, Victor Echeverry-Alzate, Elena Giné, Kora-Mareen Bühler, Roser Nadal, Rafael Maldonado, Fernando Rodríguez de Fonseca, Antoni Gual, Jose Antonio López-Moreno. Nalmefene is effective in reducing alcohol seeking, treating alcohol-cocaine interactions and reducing the alcohol-induced histone deacetylases gene expression in blood. British Journal of Pharmacology.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí