Un hombre de teatro

El director teatral en la entrega de su premio en Santander / Fotografía: Pablo Hojas

La UIMP premia a Juan Carlos Pérez de la Fuente, “un delegado de Melpómene y Talía”

.

Un hombre de teatro, cuya figura trasciende la consideración de mero director, que lo ha hecho todo. Ha sido un delegado polivalente de la trágica Melpómene y de la cómica Talía en la España contemporánea”. Así ha definido Luis Alberto de Cuenca al director teatral Juan Carlos Pérez de la Fuente en el acto de entrega del VII premio ‘La Barraca’ a las Artes Escénicas de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El poeta madrileño, encargado de la laudatio del premiado, ha glosado la trayectoria de De la Fuente, “un prohombre de cultura escénica que no ha tenido que ver nunca con banderías ni militancias excluyentes”, ante el público congregado en el Hall Real del Palacio de la Magdalena y en presencia del rector de la UIMP, César Nombela.

De la Fuente ha puesto en pie algunos de los montajes más celebrados del ámbito escénico

Luis Alberto de Cuenca ha recordado que “hace ya muchísimos años, un jovencísimo Juan Carlos entró a trabajar en el Banco de España como ascensorista”, de ahí –y de la mano de Rosario Calleja- se subió a un escenario y en treinta años no ha tenido ganas de bajarse. En estas tres décadas, De la Fuente ha puesto en pie algunos de los montajes más celebrados del ámbito escénico como ‘La dama del alba’, de Alejandro Casona, en el Teatro Bellas Artes de Madrid, protagonizada por María Jesús Valdés, ‘El abanico de Lady Windermere’, de Oscar Wilde, en versión de Ana Diosdado, en el Teatro Alcázar, ‘Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín’, de Federico García Lorca, en el Gran Teatro de la Habana (Premio José Martí a la mejor dirección), ‘Fortunata y Jacinta’, de Benito Pérez Galdós en versión de Ricardo López Aranda, por encargo del Festival Internacional de Santander.

Por su parte, De la Fuente ha asegurado en sus palabras de agradecimiento que “los verdaderos protagonistas de este premio son las artes escénicas en general y el teatro en particular. Nosotros –en referencia a los directores teatrales- no somos nada más que unos humildes servidores con la enorme responsabilidad de dar lo mejor de nosotros mismos a mayor gloria de nuestro arte teatral, de nuestro teatro español”.
Igualmente ha dado las gracias a Rosario Calleja, su agente y compañera en la aventura escénica, con quien pese a los malos momentos, ha deseado vivir otras tres décadas encima de un escenario: “Espero y deseo que sigamos juntos en el teatro por lo menos otros treinta años más. Después los dioses dirán. Este premio es tuyo y es mío”.

También ha explicado que Santander siempre aparece en los momentos clave de su vida: “Aquí nació ‘Fortunata y Jacinta’, ‘Cementerio de automóviles’ y ‘El tiempo y los Conway’. Y ahora, precisamente ahora, en uno de los momentos más importantes de mi vida teatral, de nuevo aparece Santander”.

 “El teatro no puede ser ajeno a la vida” y, sobre todo, que reivindique “la honradez para que así los políticos devuelvan la ilusión a nuestro pueblo”

De la Fuente, que acaba de ser nombrado director del Teatro Español de Madrid, es uno de los más brillantes profesionales de la escena en nuestro país, con decenas de montajes y producciones tanto en el ámbito público como privado. Ha sido director del Centro Dramático Nacional (1996-2004) y está en posesión de la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

El próximo 1 de septiembre, Juan Carlos Pérez de la Fuente comienza una nueva andadura con la que pretende apostar por el teatro español para que “convivan las voces de hace 400 años con las generaciones actuales”, que trate sobre “los conflictos de la gente de la calle” porque, a su juicio, “el teatro no puede ser ajeno a la vida” y, sobre todo, que reivindique “la honradez para que así los políticos devuelvan la ilusión a nuestro pueblo”.

Así, ha recordado a Adolfo Suárez cuando dijo que no quería “papeles sobre la mesa” porque su obligación era “hacer política”. Y de ese mismo modo, ha concluido, la suya, al frente del Español, es “hacer teatro”.
Además, ha esbozado otro objetivo: “Lo que hice en el pasado es lo que voy a hacer en el futuro, apostar por el teatro español, porque es muy triste viajar al extranjero y comprobar que Valle-Inclán no es conocido, y que a Lorca se le conoce un poquito más, pero tampoco tanto”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí