El daño cerebral de un ictus es ocasionado por la salida incontrolada al exterior celular de glutamato

.

Infografía de un ictus cerebral. / Wikipedia

CSIC / Un equipo de neurocientíficos con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha diseñado un método para restringir el daño cerebral tras un accidente cerebrovascular.

El nuevo procedimiento, publicado en el Journal of Clinical Investigation, se basa en reducir el daño cerebral de forma significativa disminuyendo la concentración de glutamato, el agente neurotransmisor excitador usado por las neuronas para comunicarse con el cerebro.

Los accidentes cerebrovasculares, como el ictus, se encuentran entre las primeras causas de muerte e incapacidad en todo el mundo, pero aún no existen medidas terapéuticas efectivas. El daño cerebral es ocasionado por la salida incontrolada al exterior celular de glutamato, que en grandes cantidades resulta muy tóxico para las neuronas.

La propuesta terapéutica, probada en animales, se basa en la reducción de los niveles del agente neurotransmisor en la sangre mediante una diálisis peritoneal, empleada, por ejemplo, para tratar la insuficiencia renal.

.

Un tratamiento rápido

El resultado es una bajada de los niveles de este agente tóxico en el líquido intersticial del cerebro. Según los autores, la diálisis peritoneal tiene además la ventaja de que puede implementarse cuando el paciente llega al hospital.

“Aunque ahora son necesarias las pertinentes pruebas clínicas, la sencillez y efectividad de esta estrategia terapéutica hace que su traslado a la práctica clínica diaria pueda llegar a ocurrir en poco tiempo”, afirma Juan Lerma, investigador en el Instituto de Neurociencias de Alicante.

Para los directores del trabajo José Sánchez‐Prieto, del Hospital Universitario de La Princesa, e Ignacio Lizasoaín, de la Universidad Complutense de Madrid, “al reducir los niveles de glutamato en la sangre podemos llegar a drenarlo de las zonas cerebrales donde se haya elevado”, concluyen.