Un síndrome predispone a sufrir acoso escolar

Marta Bravo, del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Marañón / Hospital Gregorio Marañón

Un estudio pionero del Marañón revela que los niños con síndrome 22q11 sufren mayor acoso escolar

 

Profesionales del Instituto de Psiquiatría del Hospital Gregorio Marañón han llevado a cabo un estudio pionero que revela que los niños con síndrome 22q11 sufren mayor acoso escolar, prácticamente el 50% de estos menores están sometidos a bullying. Este síndrome genera problemas de aprendizaje, retraso mental y discapacidad y son especialmente vulnerables los niños con problemas en la voz y dificultades de compresión de las normas sociales. 

 

Hospital Gregorio Marañón

Un estudio realizado por la psiquiatra Marta Bravo del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón, evalúa, por primera vez, que los niños y adolescentes con síndrome 22q11 sufren más acoso escolar por ser un colectivo más vulnerable debido a problemas de aprendizaje, retraso mental o discapacidad. El síndrome 22q11 es una afección causada por la pérdida o delección de un fragmento de este cromosoma, y es relativamente frecuente puesto que afecta a uno de cada 4.000 niños nacidos vivos.

Este síndrome es una de las causas genéticas más comunes de discapacidad intelectual

Este síndrome es una de las causas genéticas más comunes de discapacidad intelectual. Asimismo, actualmente se ha convertido en uno de los factores de riesgo más conocidos para desarrollar sintomatología psicótica y se ha estimado un riesgo aproximadamente 20 veces mayor de desarrollar esquizofrenia que en la población en general.

El estudio realizado por Marta Bravo, del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Marañón que dirige Ceso Arango, no sólo pone de manifiesto la alta tasa de trastornos mentales que presentan los niños, adolescentes y adultos con el síndrome 22q11 como ansiedad, depresión obsesiones o psicosis, entre otras, sino que evalúa, por primera vez, la presencia pasada o presente de acoso escolar y marginación que padecen las personas con esta patología debido a su especial vulnerabilidad al presentar factores de riesgo asociados al síndrome como dificultades fonatorias, dificultades en la comprensión de las normas sociales o baja capacidad de resiliencia.

Se estima que aproximadamente entre un 10-15% de la población infantil en general sufre bullying durante más de seis meses a lo largo de su vida

“Para este estudio se seleccionaron 55 personas con alteraciones genéticas en la región 22q11.2. La presencia del acoso escolar en nuestra muestra fue alto, del 47,30% y especialmente en aquellas personas que padecían además trastornos de ansiedad y trastorno obsesivo compulsivo” añade la psiquiatra Marta Bravo. Se estima que aproximadamente entre un 10-15% de la población infantil en general sufre bullying durante más de seis meses a lo largo de su vida.

 

Prevención y diagnóstico temprano

Para esta psiquiatra del Marañón es necesario un seguimiento estrecho de todas las personas con síndrome 22q11 de manera preventiva ya que un diagnóstico temprano y adaptado a las circunstancias personales mediante medicina personalizada podría llevar al desarrollo de nuevas opciones de tratamiento para trastornos mentales, con una menor pérdida de calidad de vida y de años de vida para estos pacientes.

“Igualmente es de especial importancia el desarrollo de medidas preventivas y correctoras contra la presencia de acoso escolar, con especial precaución en pacientes vulnerables que sufren algún tipo de discapacidad” para Marta Bravo incluir medidas educativas hacia la diversidad como campañas de concienciación de los diferentes tipos de discapacidad evitaría que el desconocimiento de las mismas produzca el rechazo de iguales.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí