Un tiempo perdido para la crítica y la Historiografía

El libro, de Lola Caparrós, editado en colaboración con la Universidad de Santiago de Compostela, es el resultado del proyecto de investigación “Campo artístico y sociedad en España (1830-1936). La instrumentalización del arte y sus modelos” / Imagen: Desembarco de Colón de Dióscoro Puebla /Wikipedia

La UGR publica “Historia y crítica de las exposiciones nacionales de Bellas Artes (1901-1915)”

.

Portada del libro
Portada del libro

“Historia y crítica de las exposiciones nacionales de Bellas Artes (1901-1915)”, de la profesora del Departamento de Historia del Arte de la UGR, Lola Caparrós, ha sido publicado por las editoriales de las universidades de Granada y Santiago de Compostela. El volumen es el resultado del proyecto de investigación “Campo artístico y sociedad en España (1830-1936). La instrumentalización del arte y sus modelos”, y está prorrogado por el profesor Ignacio Henares Cuéllar, quien afirma que el libro de Lola Caparrós constituye “un extenso, riguroso y generoso relato de un tiempo perdido para la crítica y la Historiografía”.

El argumento central de este volumen lo constituyen las exposiciones nacionales de Bellas Artes celebradas entre 1901 y 1915. A través de una ingente e inédita documentación, se elabora un completo estudio de estos acontecimientos que marcaron la trayectoria del arte español del primer tercio del siglo XX, abarcando, en sus diferentes capítulos, desde la valoración en conjunto de la normativa y el funcionamiento de estos certámenes y el análisis del papel jugado por la crítica de arte, sus discursos y valores, hasta el estudio individualizado de cada una de las exposiciones celebradas en este periodo, tanto de sus aspectos de organización interna como de las secciones de pintura, escultura y arquitectura en que se estructuraban, desde una perspectiva crítica y artística.

.

Fomento de las Bellas Artes

Se celebraron diecisiete certámenes en el siglo XIX y dieciséis en el primer tercio del siglo XX

Las exposiciones nacionales de Bellas Artes se celebraron en España con pocas interrupciones entre 1856 y 1968, convirtiéndose en uno de los principales canales institucionales de fomento de las Bellas Artes en nuestro país. Creadas por Real Decreto de 28 de diciembre de 1853, el Estado, consciente de la importancia social del arte, su carga nacionalista o su capacidad didáctica, asumió como un deber la protección, promoción y revitalización del arte español, sin olvidar los réditos políticos que tal escaparate proporcionaba, así como el control institucional que podía ejercer sobre las actividades artísticas.

“Desde la primera exposición de 1856 –señala la autora– se celebraron diecisiete certámenes en el siglo XIX y dieciséis en el primer tercio del siglo XX. Su carácter bianual, el número de artistas y obras presentadas a ellos, el control monopolizador que ejercieron sobre el gusto estético oficial y su promoción o el cauce de penetración que proporcionaron a las corrientes que marcan la modernización del arte español, convierte a estos certámenes en uno de los pilares fundamentales de la cultura artística contemporánea y en un documento excepcional de las transformaciones que se produjeron en el ámbito artístico español”.

El libro, de 530 páginas y numerosas ilustraciones, se divide en 10 grandes capítulos, además del prólogo ya señalado, una presentación, bibliografía y apéndice documental.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí