Una nueva tecnología reconoce estados afectivos

El proyecto propone reconocer estados afectivos concretos / Pixabay

Avances hacia un mundo empático

 

Puede que las máquinas y productos digitales empáticos estén a la vuelta de la esquina gracias al proyecto financiado con fondos europeos TAWNY.

 

Cordis / Actualmente, muchos productos y servicios inteligentes carecen de empatía para comprender a los humanos y se adaptan de forma automatizada a las necesidades y preferencias de los usuarios sin ninguna interacción explícita ni respuesta por parte del usuario.

El proyecto TAWNY  incorpora la inteligencia emocional de las interacciones humanas en productos y servicios inteligentes

El proyecto TAWNY lleva las cosas un paso más allá e incorpora la inteligencia emocional de las interacciones humanas en dichos productos y servicios inteligentes. Regina Burgmayr, coordinadora del proyecto, explica: «El objetivo de TAWNY es el desarrollo de una inteligencia artificial emocional, denominada Emotion AI, que permita que las máquinas y productos digitales del mundo sean empáticos; es decir, que se adapten sin problemas y de forma dinámica a las necesidades y preferencias del usuario en todo momento».

 

Examen más detenido de la tecnología

Emotion AI A diferencia de los enfoques existentes en este ámbito, la tecnología del proyecto no se limita a las emociones básicas como la alegría o la tristeza, sino que «pretende desarrollar una inteligencia artificial emocional que tome una conciencia holística de lo que es un humano, lo cual le permita adaptarse con el fin de reconocer estados afectivos concretos como el estado denominado “de flujo”, el estado de experiencia óptima», destaca Burgmayr.

La tecnología será capaz de detectar estos estados concretos midiendo, entre otras cosas, señales fisiológicas, como la frecuencia cardíaca y la resistencia de la piel

La tecnología será capaz de detectar estos estados concretos midiendo, entre otras cosas, señales fisiológicas, como la frecuencia cardíaca y la resistencia de la piel, mediante dispositivos que se llevan en la muñeca y la ayuda del aprendizaje automático.

Esta tecnología se ofrecerá como una plataforma de servicios de inteligencia artificial en la que otros desarrolladores puedan integrar fácilmente la inteligencia emocional en sus productos sin tener que trabajar directamente con datos psicológicos de bajo nivel.

 

Viabilidad técnica y económica

El estudio de viabilidad técnica reveló que, utilizando Emotion AI de TAWNY, se puede medir de forma automática el estado de flujo empleando las señales fisiológicas de unos dispositivos que se llevan en la muñeca. El proyecto logró demostrarlo calibrando y ajustando su tecnología Emotion AI para la detección del estado de flujo.

Burgmayr añade que «el sistema del estudio del proyecto se basó en participantes que jugaban a un juego de ordenador e incluía distintos estados como el aburrimiento, el flujo y el estrés».

Gracias a la tecnología Emotion AI del proyecto, se pudo crear el primer modelo de aprendizaje automático de este tipo

Gracias a la tecnología Emotion AI del proyecto, se pudo crear el primer modelo de aprendizaje automático de este tipo que es capaz de distinguir entre los tres estados con mayor precisión que un planteamiento básico común. Para comprender la viabilidad económica de su tecnología y perfeccionar su plan de negocio, el proyecto llevó a cabo un estudio de mercado.

«Se realizó una encuesta electrónica en la que participaron quince responsables de la toma de decisiones de distintas empresas europeas de diferentes sectores industriales», comenta Burgmayr. El estudio de mercado mostró que la idea general es económicamente viable y que su planteamiento sobre el mercado es razonable.

 

El futuro de TAWNY

Basándose en los resultados prometedores del estudio de viabilidad y varios otros grandes logros del año pasado, el proyecto prevé seguir adelante con el sistema Emotion AI. Burgmayr explica más detalladamente: «El proyecto logró asegurarse una ronda de inversión inicial al final del año pasado y ahora está trabajando incluso con más entusiasmo por convertirse en la empresa líder europea de Emotion AI».

El equipo del proyecto espera trabajar con otras fuentes de datos como sonido e imágenes

Según su experiencia positiva, los socios del proyecto prevén solicitar una subvención Fase 2 del Instrumento PYME. «A pesar de que la tecnología de reconocimiento del estado de flujo desarrollada en el estudio de viabilidad es un hito muy importante para nosotros, también disponemos de distintas variantes de nuestra tecnología que podrían ser incluso más adecuadas para otros escenarios diferentes», añade Burgmayr. Además, el equipo del proyecto espera trabajar con otras fuentes de datos como sonido e imágenes.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí