Una proteína implicada en el cáncer de colon

Angel R. Nebreda, líder del estudio, y Jalaj Gupta, primer autor del trabajo, en el laboratorio del IRB, en Barcelona. / IRB

Descubren un regulador clave del cáncer de colon

Publicado hoy ‘Cancer Cell’ en edición online avanzada

.

IRB / Un equipo liderado por Angel Rodríguez Nebreda, investigador del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), ha identificado una función dual de la proteína p38 en cáncer de colon.

El trabajo demuestra, por un lado, que p38 es importante para mantener en buen estado la barrera epitelial que protege al intestino frente a agentes tóxicos, lo que contribuye a que se formen menos tumores.

Por otro lado, y cuando ya se ha formado un tumor, p38 es necesaria para la supervivencia y proliferación de las células tumorales de colon facilitando el desarrollo del tumor. El estudio se publica hoy en Cancer Cell.

[blocktext align=”left”]La investigación describe por primera vez con estudios in vivo el papel esencial de p38 en la progresión tumoral

La proteína p38 es un miembro de la familia MAPK –moléculas que trasmiten señales del exterior hacia el interior para adecuar la respuesta celular según las necesidades de cada momento–, que se expresa en todas las células del cuerpo y desempeña funciones muy diversas dependiendo del contexto y del tejido.

La investigación describe por primera vez con estudios in vivo el papel esencial de p38 en la progresión tumoral. Además, los científicos demuestran que tratando a los ratones con un inhibidor de p38, que se ha usado en ensayos clínicos, el tumor se reduce considerablemente.

[blocktext align=”left”]En la actualidad es la segunda causa de muerte por cáncer en el mundo

El trabajo aporta información útil a clínicos y farmacéuticas sobre el papel de p38 en el contexto de cáncer de colon, en la actualidad la segunda causa de muerte por cáncer en el mundo.

“Intentamos averiguar con qué habría que combinar los inhibidores de p38 para que ese tumor de colon que ahora es más pequeño, finalmente desaparezca”, explica Rodríguez Nebreda, jefe del Laboratorio de Señalización y Ciclo Celular en el IRB. 

.

Formación de tumores y p38

En el mismo estudio, Jalaj Gupta, investigador de origen indio recién doctorado en el laboratorio de Nebreda y primer autor del trabajo, demuestra que la misma proteína en un escenario pretumoral, favorecido por la inflamación de colon o colitis, impide la formación de tumores.

Está bien establecido que los pacientes con inflamación crónica del intestino, como la enfermedad de Crohn, desarrollan tumores de colon en una proporción mucho más alta que la población normal. Los modelos de ratón utilizados por el equipo de Nebreda reproducen este escenario de inflamación para entender la relación entre inflamación y cáncer.

“Intentamos averiguar con qué habría que combinar los inhibidores de p38 para que ese tumor de colon que ahora es más pequeño, finalmente desaparezca”

“Puesto que p38 regula la inflamación y también funciona como supresor tumoral en algunos modelos de ratón, el objetivo de nuestro trabajo fue saber cómo estas dos funciones se integran durante el inicio del tumor de colon asociado a la inflamación”, apunta Gupta.

Un importante hallazgo del presente estudio está relacionado con la función que desempeña p38 manteniendo intacta la estructura de la barrera epitelial, que protege al intestino frente a agentes tóxicos o patógenos.

Los ratones a los que se había eliminado genéticamente p38 de las células epiteliales que forman la barrera intestinal, y se les aplicaba un protocolo cancerígeno que causa mutaciones e inflamación, desarrollaron el doble de tumores que aquellos ratones que, tratados con el mismo protocolo cancerígeno, tenían p38. Esta función de supresión tumoral de p38, que impide el establecimiento de un tumor, también está descrita para cáncer de hígado y pulmón.

“Nuestro trabajo pone de manifiesto la complejidad de las funciones de p38, tanto en cáncer como en el normal mantenimiento de los tejidos, ilustrando por qué un inhibidor de esta molécula puede tener efectos secundarios indeseados. Por ello hay que estudiar muy bien para qué pacientes y en qué contextos podrían aplicarse estos inhibidores”, explica Gupta.

“A día de hoy no existe ningún medicamento contra el cáncer que se libre de los efectos secundarios”, recuerda Nebreda, “y en ese sentido los inhibidores de p38 no serían distintos. Ahora bien, podría ser útil administrarlos a pacientes con un cáncer de colon para reducir en unos pocos días el tamaño del tumor antes de extraerlo quirúrgicamente”.

En colaboración con el equipo de Manuel Hidalgo del CNIO, el grupo de Nebreda está ahora estudiando ratones a los que se han implantado tumores de colon procedentes de varios pacientes. Los resultados preliminares confirman la importancia de p38 para el crecimiento de los tumores humanos. Los investigadores tienen también experimentos en marcha para investigar las funciones de p38 en la progresión de los tumores de mama y pulmón.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí