La prueba, al poder realizarse en entornos no especializados, también podría aliviar la carga económica para la sanidad

Detección precoz del cáncer gracias al análisis del aliento

.

Investigadores financiados con fondos europeos han creado una prueba de aliento capaz de detectar lesiones gástricas precancerosas que podría salvar miles de vidas.

.

Una tecnología nueva capaz de reconocer cambios sutiles en la expiración podría resultar útil para la detección precoz del cáncer gástrico. Un equipo de científicos desarrolló un método barato y preciso para analizar ciertos átomos presentes en muestras de aliento gracias en parte a una subvención del 7PM por valor de 1,2 millones de euros aportada por el Consejo Europeo de Investigación (CEI). Varios de sus descubrimientos más destacados se han publicado en la revista académica Gut.
La mayoría de los pacientes europeos con cáncer gástrico reciben diagnóstico en un estado ya avanzado de la enfermedad El proyecto DIAG-CANCER, concluido a finales de 2014, supone un progreso importante en las labores de detección y prevención del cáncer.
 .
Hasta hace poco solo se disponía de forma generalizada de sistemas de detección para algunos tipos de cáncer, como el de cuello uterino, un tipo de cáncer en el que la detección sistemática de lesiones ha reducido su incidencia en un 80 %. En cambio, la mayoría de los pacientes europeos con cáncer gástrico reciben diagnóstico en un estado ya avanzado de la enfermedad.
El proyecto de cuatro años de duración DIAG-CANCER se propuso generar sistemas baratos para distinguir entre afecciones gástricas malignas y benignas. Su equipo se sirvió para sus propósitos de la nanotecnología, esto es, utilizó materiales a escalas atómica, molecular y macromolecular en las que las propiedades de los materiales son considerablemente diferentes a las que presentan a mayor escala. Los procesos químicos de varios biomarcadores de cáncer se identificaron además mediante espectrometría, una técnica de análisis químico que permite distinguir sustancias químicas presentes en una muestra..

.
Ocho compuestos orgánicos volátiles

Para la prueba de aliento del cáncer gástrico se recopilaron 968 muestras de la respiración de 484 pacientes, 99 de ellos con cáncer gástrico. Los investigadores al cargo informaron de que los pacientes con cáncer y en riesgo de padecerlo muestran determinadas composiciones químicas en el aliento. Descubrieron que el estrés oxidativo sistemático, una afección que se considera que influye en el desarrollo del cáncer, genera alcanos como el etano, el pentano y otros hidrocarburos saturados. En las distintas comparaciones efectuadas se detectaron ocho de estos compuestos orgánicos volátiles en el aliento exhalado.
La presencia de este tipo de lesiones se detectó con independencia de otros factores como el consumo de tabaco o de grandes cantidades de alcohol

La prueba prototipo demostró además ser capaz de identificar distintas fases de lesiones gástricas precancerosas. La presencia de este tipo de lesiones se detectó con independencia de otros factores como el consumo de tabaco o de grandes cantidades de alcohol.

De hecho, el método de análisis creado por el equipo de DIAG-CANCER fue capaz de distinguir entre pacientes con cáncer gástrico y el grupo de control con un grado de precisión del 92 %. Sus responsables científicos consideran que la prueba de aliento posee un potencial enorme como herramienta de seguimiento de pacientes de alto riesgo y cabría su utilización en otras enfermedades y lesiones.

Se espera que el nuevo ensayo de aliento pueda subsanar con eficacia una laguna importante que existe en este ámbito, una posibilidad harto interesante si se tiene en cuenta que el diagnóstico precoz aumenta sobremanera las posibilidades de supervivencia del paciente. Esta sencilla prueba analítica de aliento diseñada por DIAG-CANCER podría en un futuro próximo ofrecer una herramienta de detección no invasiva inédita para el cáncer gástrico y las lesiones precancerosas, y brindar un rayo de esperanza a los miles de pacientes que se encuentran en riesgo de padecer esta enfermedad.

La prueba, al poder realizarse en entornos no especializados, también podría aliviar la carga económica para la sanidad gracias a que supone un sistema de bajo coste y al mismo tiempo proporciona la posibilidad de tratar antes a los pacientes y por tanto tener mayor rentabilidad.