La Academia de Cine quiere recordar este aniversario conversando sobre la película con su director (22 de febrero, a las 19 horas; c/ Zurbano, 3), Madrid / SGAE

Amenábar revisa su filmografía, veinte años después de ‘Tesis’

.

En abril de 1996 un joven Alejandro Amenábar deslumbraba a crítica y público con su ópera prima: Tesis, un magnífico thriller que nos introdujo en el desconocido submundo de las snuff movies (rodajes de asesinatos reales). La cinta estaba protagonizada por Ángela (Ana Torrent), una estudiante universitaria que preparando una tesis sobre la violencia audiovisual descubre la existencia de una snuff movie realizada en la propia universidad.

.

Fuente de la biografía: Biografías y vida

SGAE / Esta película supuso el debut en la dirección de un por aquel entonces desconocido director de cine de origen chileno. Al año siguiente de su estreno, en 1997, Tesis consiguió siete Premios Goya: Mejor película (Las Producciones del Escorpión, la productora del director cinematográfico José Luis Cuerda, mecenas del joven director); Mejor dirección novel (Alejandro Amenábar); Mejor guion original (Alejandro Amenábar); Mejor actor revelación (Fele Martínez); Mejor montaje (María Elena Sáinz de Rozas); Mejor dirección de producción (Emiliano Otegui); Mejor sonido (Alfonso Pino, Daniel Goldstein, Ricardo Steinberg).

La Academia de Cine quiere recordar este aniversario conversando sobre la película con su director (22 de febrero, a las 19 horas; c/ Zurbano, 3).

.

Un intuitivo realizador de Oscar

Socio de la SGAE como guionista-argumentista, realizador cinematográfico y compositor, Alejandro Fernando Amenábar Cantos (Santiago de Chile, 1972) inició sus estudios de imagen y sonido en 1990 en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense. Cuando casi le tocaba licenciarse, abandonó los estudios por culpa de un suspenso: la asignatura era precisamente realización.

Cuando casi le tocaba licenciarse, abandonó los estudios por culpa de un suspenso: la asignatura era precisamente realización

Con tan sólo veintitrés años, y con un modesto pero bien aprovechado presupuesto, realizó Tesis (1996), en la que también tuvo cabida con un breve papel su «padrino» cinematográfico (José Luis Cuerda), en un perverso personaje inspirado en el profesor que lo suspendió en realización.

Un año después, se lanzó a la realización de una segunda película, Abre los ojos (1997), más cercano a la ciencia-ficción que al thriller psicológico, y con un sorprendente diseño de producción. La atmósfera enigmática de este filme fascinó al actor y productor Tom Cruise, quien compró los derechos para producir y protagonizar un remake que encargó al director Cameron Crowe. El resultado, Vanilla Sky (2001).

En Los otros (2001) -protagonizada por Nicole Kidman y rodada con un presupuesto de más de 21 millones de euros- Amenábar nos adentra con maestría en una historia de fantasmas más sobrecogedora que terrorífica. Tras la espectacular trayectoria comercial por las salas de medio mundo, Los otros fue la gran vencedora en la ceremonia de la entrega de los Goya 2002, con ocho galardones, entre ellos los concedidos a la mejor película, al mejor guion original y al mejor director.

Siempre ha declarado que si no fuera director de cine sería músico: ha compuesto la banda sonora de todas sus películas

En el año 2004, Amenábar dio un nuevo giro a su producción con Mar adentro, un filme que narra la vida de Ramón Sampedro (el tetrapléjico gallego que puso fin a su vida tras pasar confinado en la cama por un accidente más de treinta años). Premio Especial del Jurado de la Mostra de Venecia, premio al mejor director en los Premios del Cine Europeo y Globo de Oro a la mejor película extranjera. Todos estos augurios se vieron refrendados en la XIX edición de los Premios Goya, donde el filme consiguió el récord de catorce estatuillas, al ganar catorce de las quince categorías en las que estaba nominada. Pero sería en febrero de 2005 cuando la película recibiera el espaldarazo definitivo y pasara a convertirse en una de las películas más premiadas del cine español, tras conseguir el Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

Siempre ha declarado que si no fuera director de cine sería músico: ha compuesto la banda sonora de todas sus películas y de Nadie conoce a nadie, de su amigo Mateo Gil, y La lengua de las mariposas, de José Luis Cuerda, entre otras.

.