Galería Uffizi en Florencia / Imagen: Wikipedia

Las Colinas del Chianti

.

Chianti es el nombre de uno de los vinos tintos italianos más famosos. Y Chianti es también el nombre de la parte de la región Toscana donde este vino se produce. Su paisaje es la imagen de la campiña toscana por excelencia: una tierra de dulces colinas, entre Florencia y Siena, limitada por los montes del Chianti al este y por los valles de los ríos Pesa y Elsa al oeste. Una tierra de viñedos y olivares, “poggi” aislados con encinas, cipreses y pinos. Una tierra de antiguos pueblos, castillos, iglesias rurales, casas de campo, villas y granjas.

Toda la campiña de Toscana es un sinfín de belleza, donde la obra del hombre, realizada durante siglos, se ha fusionado perfectamente y en armonía con la naturaleza

Saliendo de Florencia, recorrer la campiña que se extiende entre la cuna del Renacimiento y la magnífica ciudad de Siena es una experiencia inolvidable. Diseñando un itinerario que pasa por las localidades más interesantes de la zona, los viajeros tienen la oportunidad de conocer antiguos pueblos con encanto, contemplar paisajes sin iguales y probar vinos prestigiosos en históricas bodegas. De hecho, toda la campiña de Toscana es un sinfín de belleza, donde la obra del hombre, realizada durante siglos, se ha fusionado perfectamente y en armonía con la naturaleza, creando paisajes inolvidables. Arte, cultura, arquitectura, gastronomía – nada falta en esta tierra, así que es imprescindible, para quien viaja a Florencia, explorar también su provincia. Para darse cuenta de la belleza, para apreciar el encanto y la atmósfera, lo mejor es dejar la ciudad para algunos días y alojarse en casas rurales a lo largo del camino – por ejemplo buscando entre las propuestas de propietarios, como las que se encuentran en la plataforma de alquiler HouseTrip.

Una de las primeras etapas del itinerario que nos lleva de Florencia a Siena es Impruneta, localidad muy famosa por la producción de objetos de terracota, una tradición que se remonta a la Edad Media. Entre los lugares de interés destaca la Pieve (es decir, la iglesia rural) de Santa María, que probablemente fue construida antes del año 1000 y que guarda obras de importantes artistas, como Michelozzo y Luca della Robbia. Luego, es imprescindible parar en Greve in Chianti, un antiguo pueblo que se desarrolló desde el siglo XIII, ya que servía de mercado para los castillos de la zona. La plaza principal, que tiene forma de triángulo, está rodeada por magníficas logias y en ella, cada septiembre, tiene lugar el Mercado del Chianti Clásico. En los alrededores de Greve se encuentran castillos (Uzzano, Verrazzano, Vicchiomaggio y Lamole) y la villa de Vignamaggio – donde cuentan que nació la famosa Monna Lisa de Leonardo da Vinci.

Ya en provincia de Siena, el itinerario puede seguir visitando localidades como Castellina in Chianti, Radda in Chianti, Giaole in Chianti y Castelnuovo Berardenga. En esta página se puede encontrar información sobre las localidades mencionadas; además, en Greve en Chianti (piazza Matteotti 11) se encuentra una oficina de turismo. También en la oficina de turismo de Florencia (via Cavour 1r) se encuentra información sobre la zona del Chianti, e incluso están disponibles guías en diversos idiomas (en español también).