Virgilio

Busto de Virgilio / Wikimedia – Armando Mancini y 2 autores más

Tal día como hoy… 21 se septiembre del año 19 aC fallecía Virgilio

 

El 21 se septiembre del año 19 aC, o más exactamente en la XI Kalenda del 734 según el calendario romano, fallecía en Brundisium –actual Brindisi, Italia- Publio Virgilio Marón, figura cumbre de la literatura latina y uno de los autores clásicos más relevantes, junto a los griegos Homero y Hesíodo. Es el autor de las Bucólicas, las Geórgicas y de la Eneida. Fue el acompañante literario de Dante en su recorrido por el infierno y el purgatorio en otra obra inmortal, La Divina Comedia.

 

CV / Virgilio nació en Mantua el año 50 aC, en el seno de una familia de terratenientes perteneciente a la clase de los equites. Recibió una esmerada educación y pronto su talento hizo que lo acogiera bajo la protección el amigo y consejero de Augusto, Cayo Mecenas, cuyo nombre se ha convertido en epónimo de protector de las artes y la cultura.

Recibió una esmerada educación y pronto su talento hizo que lo acogiera bajo la protección el amigo y consejero de Augusto, Cayo Mecenas

En la Eneida, Virgilio acometió una doble tarea. Por un lado, escribió una joya literaria inmortal; por el otro, llevó a cabo una operación propagandística destinada a enaltecer al Imperio Romano, situando a los romanos en el linaje de los antiguos troyanos de la Ilíada. Para ello se remite a una tradición según la cual Júpiter –el Zeus romano-, a la sazón partidario de los troyanos en el rifirrafe olímpico que mantuvieron los distintos dioses durante este conflicto, habría finalmente transigido con el destino fatal de Troya, pero en revancha, dispuso que de los troyanos surgiría un pueblo que sojuzgaría a los griegos; es decir, los romanos.

En la Eneida, Virgilio acometió una doble tarea

Un príncipe troyano llamado Eneas –personaje menor en la Ilíada-, hijo de Venus y de Adonis, consigue escapar del saqueo de Troya junto a un grupo de compatriotas, iniciando un viaje por el Mediterráneo siguiendo los designios de Júpiter y asistido por los poderes de Venus: llegar hasta la región del Lacio, en Italia, que los dioses les habían reservado. Durante la travesía surgen todo tipo de contratiempos, muchos de ellos provocados por la malvada diosa Minerva –la Atenea griega-, enemiga a muerte de los troyanos. Uno de estos percances está a punto de dar al traste con los tres mil años siguientes de historia. Eneas llega con su gente a la recién fundada Cartago, cuya reina, Dido, se enamora perdidamente de Eneas, iniciando ambos un apasionado idilio que retiene allí a los troyanos y amenaza con frustrar la realización de su destino en Italia.

Virgilio nos ofrece una explicación de la futura enemistad entre romanos y cartagineses, mil años después de estos hechos

Finalmente, Venus le comunica a su hijo que debe abandonar Cartago y proseguir hacia Italia siguiendo las instrucciones de Júpiter, y Eneas abandona a Dido. Ésta, despechada, se inmola ante su pueblo, jurando antes de morir odio eterno entre sus descendientes y los de Eneas. Ya tenemos, pues, la explicación de la futura enemistad entre romanos y cartagineses, mil años después de estos hechos.

Cuando Eneas y los suyos llegan al Lacio topan con un nuevo problema: resulta que allí ya vive gente. La llegada de los troyanos a Italia es plenamente bíblica, al menos en el sentido de que aquella es la tierra prometida y los previos habitantes carecen de cualquier consideración divina. Ayudados por los dioses –que siempre hacen trampas-, los troyanos consiguen vencer a sus enemigos y Eneas le quita la novia al malvado Turno, con cuya muerte en duelo contra Eneas finaliza el relato. La profecía se cumplirá y el hijo de Eneas, Ascanio, fundará Alba Longa, que será a su vez la ciudad madre de Roma, que dominará el mundo y a los griegos.

Virgilio lee la Eneida a Livia, Octavia y Augusto (1812), de Jean-Auguste-Dominique Ingres, Museo de los Agustinos, Toulouse

No está claro si Virgilio simplemente se lo inventó todo o si tiró de alguna tradición. En los intentos de encontrar alguna legitimidad histórica, se ha especulado con que Eneas fuera un héroe etrusco y con la eventual ascendencia troyana, o mejor digamos asiática, de los etruscos. También con el hecho de que los romanos asociaran el sitio de Troya con el suyo propio de la ciudad etrusca de Veies, pero entonces no cuadraría que Eneas fuera etrusco. En fin…

Virgilio falleció después de regresar de un viaje por Grecia y Asia Menor con Augusto, a quien pidió en su lecho de muerte, según la tradición, que destruyera la Eneida. Se ignoran las razones de esta petición, pero afortunadamente para la posteridad, Augusto la desestimó.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí