Wilhelm Röntgen

Wilhelm Conrad Röntgen / Wikimedia

Tal día como hoy… 27 de marzo de 1845 nacía Wilhelm Röntgen, descubridor de los Rayos X

 

El 27 de marzo de 1845 nacía en la ciudad alemana de Lennep (Renania) Wilhelm Röntgen, físico e ingeniero mecánico, Premio Nobel de Física en 1901, ha pasado a la historia por ser el descubridor de los Rayos X, que él mismo rechazó que llevaran su nombre, aunque en Alemania siguen siendo denominados Röntgenstrahlen –los rayos de Röntgen-.

 

CV / Era hijo de una familia de tejedores que se mudó a Holanda cuando Röntgen tenía tres años de edad, fijando su residencia en Utrech, donde realizó sus estudios primarios y secundarios.

Su descubrimiento más importante tuvo lugar en 1885, al descubrir los Rayos X mientras trabajaba con un tubo de rayos catódicos

Interesado en la ingeniería, se matriculó en la Escuela Técnica de Utrech, de la que fue expulsado tras ser acusado de haber dibujado la caricatura de uno de los profesores, aunque él siempre aseguró que fue una acusación falsa. En 1865 prosiguió sus estudios en la Escuela Politécnica de Zúrich –donde también estudió posteriormente Einstein-, licenciándose como ingeniero mecánico en 1868 y doctorándose en 1869, a los 23 años.

A lo largo de su vida, que dedicó a la enseñanza y a la investigación, fue profesor de física en las universidades de Estrasburgo, Giessen y Würzburg. En el año 1900 fue nombrado jefe del departamento de Física de la Universidad de Múnich.

Su descubrimiento más importante tuvo lugar en 1885, al descubrir los Rayos X mientras trabajaba con un tubo de rayos catódicos. Röntgen llevaba tiempo experimentando con ellos. Un tubo de rayos catódicos es un dispositivo tecnológico, diseñado por William Crookes en 1875, que permite proyectar imágenes mediante un haz de rayos catódicos constantemente dirigidos contra una pantalla de vidrio recubierta de fósforo y plomo; consiste en corrientes de electrones en un tubo vacío con, al menos, dos electrodos, un ánodo y un cátodo, constituyendo un diodo. El fósforo permite reproducir las imágenes provenientes del haz, mientras que el plomo bloquea las radiaciones que se llamarán posteriormente rayos X.

Su descubrimiento fue el resultado de la producción de radiación electromagnética en las longitudes de onda que se correspondían a un tipo de rayos hasta entonces desconocidos

El descubrimiento de Röntgen fue el resultado de la producción de radiación electromagnética en las longitudes de onda que se correspondían a un tipo de rayos hasta entonces desconocidos. Röntgen publicó el resultado de sus experimentos en un ensayo titulado ‘Sobre un nuevo tipo de rayos’ -Über eine neue Art von Strahlen, que fue inmediatamente traducido al inglés, francés, italiano y ruso. Un año después, se habían publicado 49 libros y más de 1200 artículos sobre los nuevos rayos. Poco después nacía la radiología, utilizada inicialmente para el diagnóstico de las enfermedades litiásicas –formación de cálculos en alguna vía excretora-.

La extraordinaria importancia del descubrimiento y su rápida extensión en diversos campos, le valió el Premio Nobel de Física en 1901. En un acto que le enaltece, Röntgen donó la recompensa monetaria a la Universidad para que se dedicara a investigación. Igualmente, como haría posteriormente Pierre Curie, rechazó registrar cualquier patente relacionada con su descubrimiento, aduciendo razones éticas en favor del progreso y el bien de la humanidad. La concesión del Premio Nobel incorporaba la denominación con su nombre –rayos de Röntgen- al nuevo descubrimiento, pero hasta esto rechazó Röntgen, que prefirió que se buscara otra denominación. El descubrimiento de los rayos X significó uno de los puntos culminantes de la evolución de la Medicina en el siglo XIX.

Wilhelm Conrad Röntgen falleció en Múnich el 10 de febrero de 1923, como consecuencia de un cáncer colorrectal, a los 77 años de edad. En su honor, la unidad internacional de medida de la exposición a la radiación lleva su nombre.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí